Lealtad, 1

'El mundo no funciona así'

En el terreno de la economía es difícil saber lo que va a pasar a futuro, como no sea observando situaciones similares en el pasado. Pero este método puede dar pie a interpretaciones distintas y, en consecuencia, a varios escenarios probables.

Actualmente, y a la vista de la desaceleración del sector inmobiliario, existen cuatro escenarios diferentes en Estados Unidos. Los más pesimistas prevén un aterrizaje duro con una desaceleración del crecimiento al 1% en 2007 incluidas rebajas de tipos desde la Reserva Federal. Este escenario contempla una probabilidad el 40% de recesión. Un segundo escenario vaticina un largo periodo de crecimiento moderado, del 2%, durante un periodo de seis trimestres.

Un tercer escenario apuesta por una desaceleración leve para volver a crecer a un ritmo del 3%. Finalmente, el cuarto escenario aboga por el mantenimiento de un fuerte ritmo de crecimiento apoyado en el descenso del petróleo y la reestimulación del consumo.

El economista jefe de Amvescap (matriz de Invesco), John Greenwood, se confesaba ayer, de visita en Madrid, seguidor del tercer escenario, el del aterrizaje suave. Considera Greenwood que es un error creer que la crisis de un sector, en este caso el inmobiliario, puede contaminar al resto de la economía. 'El mundo no funciona así, sino al revés', sostiene. 'Si un sector muestra debilidad se puede compensar volcando los esfuerzos fiscales y monetarios en el crecimiento de otros'.

Greenwood, como muchos otros economistas, confía en que la actividad empresarial será capaz de suplir el descenso del consumo por parte de los estadounidenses, habida cuenta del fuerte endeudamiento que arrastran. Y apunta dos datos interesantes: los beneficios empresariales representan hoy el 11% del PIB del país, el nivel más alto desde finales de los años 60. Y el otro, para tranquilidad de los temerosos: el consumo, que representa dos tercios del PIB, se ha mantenido estable a pesar del aumento del crédito a las familias, porque el crédito que se pidió apoyado en el aumento de valor de los inmuebles no se ha destinado al consumo, sino a la compra de activos financieros. ¿Qué puede pasar ahora, señor Greenwood? 'Pues que si cae el mercado inmobiliario no descenderá el consumo, sino que se comprarán menos activos financieros' mrodriguez@cincodias.es