Aprobación

El juez que supervisa la crisis de Eurotunnel acepta el convenio de acreedores

Eurotunnel cada vez está más cerca de mitigar el elevado peso de su deuda tras decidir un juez mercantil ayer dar validez al convenio suscrito con los acreedores.

Eurotunnel, el operador del túnel que conecta Gran Bretaña y Francia bajo el Canal de La Mancha, ha salido de la situación concursal en que se encontraba y comenzará a principios de marzo el intercambio de acciones que ha pactado con los acreedores. El acuerdo contempla recortar la deuda cercana a los 9.300 millones de euros que arrastra, a más de la mitad, 4.160 millones. Con ello, la carga de intereses del operador, que factura en torno a unos 800 millones de euros anuales, pasaría de los 450 millones actuales a menos de 220 millones. A cambio, los acreedores recibirán dinero en efectivo y obligaciones reembolsables en acciones durante un periodo de tres años, lo que significa que los actuales accionistas verán disminuida su parte en el capital hasta un mínimo del 13%.

El tribunal Comercial de París validó ayer formalmente el convenio de acreedores propuesto por la compañía a finales del pasado año y que le permite abandonar la protección judicial en la que entró en agosto pasado.

El plan ya cuenta con el respaldo mayoritario de acreedores, suministradores y bonistas. Al menos el 60% de los accionistas deben intercambiar sus títulos por los de nueva emisión para que tenga efecto. El consejero delegado de la operadora, Jacques Gounon, dijo ayer que el intercambio comenzará a finales de febrero o mediados de marzo. Según el plan de Eurotunnel, la deuda se reducirá a 4.160 millones de euros y una nueva compañía llamada Groupe Eurotunnel emitirá unos 1.920 millones de euros en bonos convertibles en acciones. Eurotunnel además recibirá incentivos fiscales y ayudas del Gobierno por valor de 450 millones de euros.

Los acreedores preferentes cobrarán el 100% de su deuda. Los de nivel medio, 1.800 millones de euros en efectivo y bonos convertibles por deudas con un valor facial de 2.700 millones de euros, según las cifras que Gounon facilitó el pasado mes de octubre. Los bonistas, incluyendo al Deutsche Bank, recibirán 480 millones de euros en efectivo y bonos convertibles por deuda con valor de 2.850 millones. Algunos acreedores, como Oaktree Capital Management y Franklin Mutual han presentado una demanda ante los tribunales británicos por esta propuesta.

El pasado mes de diciembre, Eurotunnel seleccionó a Goldman Sachs y a Deutsche Bank, junto con Citigroup, para financiar el plan de salvamento que ahora se va a poner en marcha.

Un proyecto que realizó mal sus estimaciones

La mayor infraestructura privada europea no ha alcanzado nunca las previsiones de tráfico de pasajeros y mercancías que fueron proyectadas cuando se acordó su construcción y empezó a operar a finales de 1994 y lleva veinte años intentando acabar con la deuda. Desde el inicio, los títulos de la compañía han sufrido un descalabro en Bolsa, un plan de reestructuración de la deuda en 1997 y dos cambios de gestión desde 2004. Las acciones dejaron de cotizar en la Bolsa de Londres el pasado 28 de abril y en la de París el 12 de mayo. Es previsible que la cotización se reanude a mediados de febrero, según señaló ayer Gounon. Desde que se creó, Eurotunnel ha pagado más de 7.500 millones de libras (11.250 millones de euros) en intereses.