Polémica

Steve Jobs, en el ojo del huracán por su política de 'stock options'

La llegada del iPhone coincide con la polémica de las stock options de Steve Jobs. Un anuncio que habría llegado para dejar en un segundo plano el escándalo contable, pero que algunos periódicos como TheWashington Post han devuelto estos días a la actualidad.

¢La vida es aleatoria¢, con este slogan, la Apple de Jobs comercializó un pequeño iPod que elegía así la música. Era 2004, el mismo año en el que el directivo fue diagnosticado de cáncer y aquellas palabras tuvieron un tono muy personal. Pero no todo es producto de la casualidad. No lo es por ejemplo en otro caso que atañe a Jobs, el de las stock options,cuando su concesión coincide sistemáticamente con un momento del mercado a la baja. Buen gobierno Es algo matemáticamente imposible como han probado varios estudios de economistas. Y en esta era, dominada por la ley Sarbanes Oxley, cuando este fenómeno se ha detectado, las autoridades han investigado. En EEUUse conoce como backdating y hasta 200 empresas han sido acusadas de haber hecho esta triquiñuela, que permite a los agraciados con estas opciones ganar más dinero cuando se ejecutan. Hasta ahora, unos 60 consejeros delegados han sido apartados de sus cargos por distintos grados de implicación. A uno de ellos, George Samenuk, de McAfee, se le pidió la renuncia porque, según la empresa, no vigiló con el suficiente celo para evitar la transgresión. Jobs, en cambio, ha salido airoso de la investigación hecha por su compañía.

Apple admitió que entre 1997 y 2002 las opciones concedidas fueron sujetas a este backdating. De acuerdo con esta investigación hecha por dos consejeros de la firma, el ex vicepresidente de EEUU Al Gore, y JeromeYork, Jobs recomendó algunas fechas para la emisión de estas opciones para otras personas. También hubo para él. En 2001, un consejo presuntamente celebrado el 19 de octubre aprobó la concesión de 7,5 millones en opciones a Jobs, según se informó a la SEC en 2002. No obstante, y según se ha dicho a los reguladores en el informe Gore-York, ese consejo nunca se reunió.

Dos altos directivos han tenido que dimitir pero en el caso de Jobs, y según Gore y York, no hay indicios de conducta reprochable. Además, se alega que no solo no se benefició de este backdating, porque no ejecutó sus opciones y las cambió meses después, sino porque no está versado en contabilidad como para comprender el alcance de estamaniobra. Erik Lie, el catedrático de laUniversidad de Iowa cuyos estudios han desenmascarado esta práctica , admite que incluso aunque la conducta es sospechosa, Apple podría haber escogido mejores fechas para hacer más lucrativas las opciones.

Los que critican el doble rasero de calibrar el escándalo en el caso de Apple señalan que Jobs sí se benefició de todo, ya que la firma ha tenido que provisionar 84 millones de dólares para corregir sus cuentas a cargo de estas opciones. De ellos, 20 corresponderían a lo que le habría tocado a Jobs. La SEC y el fiscal de California estudian el caso y varios accionistas han presentado una denuncia, pero todo es complicado. Solo dos consejeros delegados han tenido que acudir a los tribunales acusados de este delito.

El backdatingno es ilegal en si mismo aunque vaya en contra del espíritu de estas opciones. Lo que puede acarrear cargos civiles es no comunicarlo a la SECo falsificar documentos para cubrir algo poco presentable a los accionistas. Por esosmotivos ha habido ya dos juicios en EE UU. Para que se abra una causa penal hay que probar,más allá de la duda razonable que el acusado quiso defraudar o causar perjuicio.

Un consejero delegado convertido en símbolo de su empresa

Pocos ejecutivos han llegado al nivel de simbiosis con su empresa alcanzado por Steve Jobs con Apple. Cofundador, rescatador tras una dramática vuelta al frente de la compañía en 1997, alma máter, consejero delegado y microgestor en jefe, Jobs volvió a mostrar su ingenio y su capacidad para vender el martes en San Francisco cuando presentó el iPhone y un aparato para acercar la televisión al ordenador. Un momento histórico, como él mismo dijo, para Apple. También un momento de amenaza por el escándalo de las opciones sobre acciones para una compañía cuyo nombre ya no se distingue por Wall Street del de su consejero delegado.

Con el aura de intocable, Jobs ha sido exonerado del escándalo por su propia empresa pero ¿ha sido por ello? ¿hasta qué punto depende Apple de Jobs?

Gene Munster, analista de Piper Jaffray, calcula que si Jobs tuviera que dejar la empresa las acciones del fabricante del iPod podrían desplomarse un 20% de forma inmediata y seguir cayendo en los siguientes días. El cálculo puede no ser exagerado. El día en el que la investigación de Apple concluyó que Jobs estaba limpio en el escándalo de las opciones, el valor de la compañía se apreció un 5%. Una subida solo comparable al día en el que se presentó el histórico iPhone. Entonces el valor subió un 8%. Los analistas dicen que el mejor activo de Apple es precisamente este ejecutivo de 51 años.

Jobs no tiene un sustituto natural porque es difícil cambiar un icono. Timothy Cook, director operativo, tomó el relevo temporalmente cuando en verano de 2004 Jobs estuvo seis semanas apartado del trabajo para tratar su cáncer. Cook es un hombre respetado en Silicon Valley, pero no tiene ni el carisma ni el instinto de Jobs. La última semana de julio, tras mandar un e-mail reconociendo su enfermedad, las acciones de Apple cayeron un 7,9%.