BCE

Trichet sugiere otro aumento de los tipos de interés en marzo

Tal como descontaban los mercados y la mayoría de los analistas, el Banco Central Europeo mantuvo ayer los tipos de interés de referencia de la zona euro en el 3,5%.

La reunión mensual del Consejo de Gobierno en Fráncfort se saldó sin sorpresas, pero el interés se centraba en los mensajes implícitos de su presidente, Jean-Claude Trichet, sobre el momento de la siguiente subida. El regidor de la política monetaria evitó en la rueda de prensa utilizar el término 'estrecha vigilancia', que había antecedido a las seis subidas registradas desde diciembre de 2005, cuando los tipos se mantenían en el mínimo histórico del 2%.

Esa omisión calculada parece descartar otra subida en febrero, aunque ello no implica que la racha de endurecimiento de la política monetaria haya concluido. El propio Trichet dio una pista más que evidente de que podría llevar los tipos de interés al 3,75% en marzo: 'No voy a decir aquí nada que cambie las expectativas de los mercados respecto a que nosotros podamos hacer algo a finales del primer trimestre'. Lenguaje enrevesado, pero fácilmente interpretable. Incluso, acompañó estos comentarios para reconocer que los tipos de interés en la zona euro 'siguen estando bajos'.

El presidente del BCE parece hacerse eco de un hecho indiscutible: las subidas encadenadas en el último año, que suponen un incremento del 50% en el precio del dinero, no han supuesto un escollo para la recuperación económica de la zona euro. El crecimiento esperado, en torno al 2,5% del PIB (frente al 0,9% en 2005), deja margen para que Trichet siga apuntalando el muro de contención a las subidas de precios.

Aunque la relajación del precio del petróleo en los últimos meses empieza a dejarse notar en la inflación, las previsiones mantienen el IPC de los 13 por encima del 2%, el umbral considerado por el BCE como el de 'estabilidad de precios'.

El Banco de Inglaterra los sube al 5,25%

Quién no cumplió ayer el guión fue el Banco de Inglaterra. La autoridad monetaria del Reino Unido decretó ayer una subida de los tipos de interés de un cuarto de punto, hasta situarlos en el 5,25%, tras haberlos mantenido estables en diciembre.

La decisión, que sorprendió al mercado, obedece, según el banco central, a la necesidad de contener la evolución de la inflación a medio plazo, que se situó en noviembre en el 2,7%.