Mercados

Los accionistas de BME quedan liberados para vender sus títulos

Un semestre, 180 días para ser exactos, es el tiempo que lleva Bolsas y Mercados Españoles (BME) cotizando. La cifra no se ha escogido al azar, es el periodo que marcó el holding como compromiso para que los accionistas no vendieran sus títulos, lo que hacía más difícil que BME pudiera ser comprada. Nadie podría desprenderse de las acciones a no ser que tuviera un permiso especial del asegurador de la OPV, que fue el Santander. Esta posibilidad fue aprovechada recientemente por el BBVA, que redujo su participación en el capital un 1,22%, del 6,619% al 5,399%.

La salida a Bolsa de BME coincidió con un momento de consolidación de los mercados a nivel mundial, en el que BME no está ajeno. En el folleto se recogía que 'el pasado 30 de mayo Deutsche Börse se dirigió mediante carta a BME manifestándole su interés en entablar un dialogo con el fin de explorar posibles vías para combinar respectivos negocios (...)'.

Hace sólo un mes se aprobó la fusión entre NYSE y Euronext, mientras Nasdaq lanzaba una opa hostil sobre la Bolsa de Londres; una oferta cuyo periodo de aceptación concluye mañana. BME salió a cotizar a 31 euros, en la banda alta de la horquilla de precios inicial, que oscilaba entre los 26,3 y 33,5 euros, en parte por las expectativas creadas con la carta de la Deutsche Börse. Pero el mercado intuyó que debía esperar. BME debutó con una caída del 4% y llegó a marcar un mínimo de 26,76 euros (-13,68%).

Ahora, con el final del lock up (periodo de restricción de venta de títulos) el valor ha resucitado. Ayer cerró en máximo histórico, 32,74 euros, tras una subida del 2,50%. BME advirtió en el folleto que 'una vez expiren estos periodos de restricción (lock up) las ventas de sus accionistas o las propias ventas de la compañía podrán perjudicar el precio de las acciones'.

Los analistas no esperan que las cosas cambien de forma brusca en el corto plazo, pero reconocen que el futuro de BME pasa por una alianza con otro mercado europeo. Y en este sentido la opción de la Deutsche Börse parece la más probable. 'Yo creo que hay un intento de crear una Bolsa paneuropea y quien tiene capacidad para hacerlo es la Deutsche Börse. En el medio plazo, BME pasará por un proceso de integración. Los inversores financieros lo saben, y sopesan la posibilidad de que pudiera llegar a los 35 o 36 euros', comenta Jordi Padilla, responsable de renta variable de Atlas Capital. El experto señala como una de las principales amenazas para las Bolsas la creación de una plataforma de contratación paneuropea, cuya iniciativa parte de Credit Suisse, Deutsche Bank, Merrill Lynch, Morgan Stanley, UBS, Citigroup y Goldman Sachs. Los cuatro primeros suponen el 20% del negocio de BME.

Julio Carrión, del Banco Urquijo, analiza dos posibles escenarios. 'Santander y BBVA en principio podrían vender las acciones y esto pesaría sobre el valor. Pero por otro lado, BME paga dividendo a finales de mes 0,598 euros brutos por título, por lo que los accionistas podrían esperar'. A su juicio, 'tarde o temprano se va a producir un proceso de consolidación en las Bolsas, y una vez recuperado el precio de la OPV, junto con un entorno positivo de los mercados, BME podría aguantar bien la salida de papel'.

La Bolsa mantiene las mismas tasas por contratación

¦bull; El 29 de diciembre la Bolsa hizo públicas las tasas que aplicará por negociación. Lo más significativo es que mantiene las mismas cuantías que aplicó el ejercicio pasado. El canon por cada transacción oscila entre los 1,10 euros en operaciones de hasta 300 euros, y los 13,40 euros para las que lleguen o superen los 140.000 euros.

¦bull; El negocio en el mercado español alcanzó 1,15 billones de euros en 2006, una cifra no registrada con anterioridad. El crecimiento con respecto a 2005 es del 36%. Sólo en diciembre las operaciones supusieron un 92% más.