Innovación

La inversión colectiva entra en una nueva era

Los fondos de inversión vivirán con toda probabilidad un ejercicio 2007 extraño, plagado de innovación por el lado de la oferta, pero con una demanda limitada por parte de los partícipes. Así pintan el panorama las principales gestoras, que observan 2007 como un año de transición -por lo menos la primera mitad del ejercicio- como continuación de un 2006 mediocre en cuestión de suscripciones.

El ejercicio termina ha estado marcado por varios acontecimientos negativos para la industria. Por un lado, la reforma fiscal que entra en vigor en enero ha generado no poca incertidumbre. Por el otro, la subida de los tipos de interés ha desatado una guerra por captar pasivo entre las entidades financieras de la que han salido perjudicados los fondos más conservadores. El aumento de la volatilidad ha penalizado las suscripciones en un año excepcional para los mercados.

Las gestoras calculan que la industria podría crecer en torno a un 10% el año que viene en términos de patrimonio. En este crecimiento jugarán un papel cada vez mayor los fondos de carácter más innovador a los que ha dado vida la nueva normativa. 'Para 2007 tenemos un objetivo muy ambicioso: conseguir que el 50% del crecimiento del negocio de la gestora venga de los nuevos productos', señalaba esta semana Eugenio Yurrita, director de BBVA Gestión de Activos.

Nuevos garantizados y fondos VaR coparán la oferta más conservadora

El ejercicio 2006 permite distinguir un esbozo de lo que será el año que viene: se están comercializando ya cinco fondos de inversión libre o hedge funds y cotizan en la Bolsa de Madrid cuatro fondos cotizados o ETF. BBVA ha lanzado el primer fondo de capital riesgo que cotiza en la Bolsa de Madrid.

Las principales gestoras españolas han apostado fuerte por los fondos de inversión libre aún a sabiendas de que no van a ser productos de comercialización masiva. Inés Serrano, consejera delegada de Santander Asset Management, calcula que la gestora podría tener hasta un 10% de sus activos en fondos de inversión libre.

Se están perfilando estrategias con hedge funds y muchas de ellas pasan por alianzas con grupos extranjeros expertos en gestión alternativa. InverCaixa, por ejemplo, anunciaba esta semana su intención de lanzar un fondo de hedge funds para el que contará con la ayuda de la gestora EACM, del Grupo Mellon. BBVA, por poner otro ejemplo, se ha aliado con Schroders y Vega. La oferta irá dirigida a los clientes de banca privada y en menor medida al gran público.

'Un reto del sector es ganar la confianza del cliente para que nos siga en el lanzamiento de nuevos fondos', sostienen en GesMadrid, la gestora de Caja Madrid. 'En términos de mercado se trata de que la demanda se asemeje a la oferta'. El problema es que el inversor español es poco amigo del riesgo. El 80% del patrimonio está invertido en fondos conservadores, desde monetarios a garantizados. 'En 2007 Gesmadrid lanzará al mercado un fondo garantizado con carácter mensual. Todos estarán referenciados a nuevos índices y con un objetivo: beneficiar al cliente.'

Dentro de la gama conservadora también cabe la innovación, empezando por las nuevas generaciones de garantizados y continuando por los fondos de gestión alternativa de escasa volatilidad (monetarios dinámicos, por ejemplo) y los VaR, que son aquellos productos que tratan de obtener una rentabilidad determinada con un riesgo prefijado. 'El VaR responde a una pregunta fácil: ¿cuál es la pérdida máxima del fondo? Creo que van a tirar mucho', explica Marcelo Casadejús, de Ahorro Corporación.

Desde InverCaixa se apuesta por una migración de los partícipes a fondos con mayor riesgo implícito, buscando mayores rentabilidades que las de los depósitos. 'Los fondos de renta variable, los fondos perfilados por nivel de riesgo y los fondos de fondos de inversión alternativa pueden ser los preferidos'.

Entran aquí en juego las carteras de fondos gestionadas, un servicio que permite aplicar una gestión activa a las carteras de fondos en función de las perspectivas de los diferentes mercados. BBVA, por ejemplo, gestiona 11.062 millones de euros con los Quality Funds, fondos de fondos de terceros. Se trata de un 77% más que hace un año.

'Si nuestro objetivo es reducir nuestra exposición a la renta variable podemos buscar elaborar una cartera que regule su exposición a los distintos tipos de activo disponibles en función de las perspectivas de los mercados dotándonos la flexibilidad necesaria para hacer frente a una posible corrección', apunta Lorenzo de Cristóbal, director de Inversiones de BBVA Gestión.

La oferta se enriquece con nuevos productos

'Hedge Funds'

Los fondos de inversión alternativa serán la estrella de 2007, al menos en cuanto a novedades en la oferta de las gestoras. Estos fondos, conocidos como hedge funds, tratan de obtener rentabilidades absolutas, al margen de lo que haga el mercado, para lo cual hacen uso de instrumentos derivados, préstamo de valores y endeudamiento. En España estarán disponibles para inversores cualificados a partir de 50.000 euros, aunque el pequeño inversor podrá acceder a ellos a través de la figura del fondo de fondos.

ETF

Los ETF o exchange traded funds se conocen en castellano como fondos cotizados. Se trata de fondos de inversión que suelen replicar índices, cuya particularidad que cotizan en Bolsa como la acción de una compañía, lo que permite comprar y vender los títulos tantas veces como se quiera en una sola sesión. Sus comisiones son más bajas que las de los fondos índice. En 2006 se han lanzado cuatro ETF en la Bolsa española: tres replican el Ibex y uno el Euro Stoxx. Para 2007 está previsto el lanzamiento de fondos que replicarán el Latibex y los índices Ibex de pequeñas y medianas compañías.

Carteras

La gestión de carteras es un servicio que ya ofrecen muchas entidades, pero que cobrará impulso el año que viene. Son carteras de fondos gestionadas de manera activa según las perspectivas del mercado. Este servicio cobrará relevancia con la entrada en vigor de la directiva europea de mercados de instrumentos financieros (Mifid), porque la normativa hace hincapié en el asesoramiento al inversor y en la adecuación de las inversiones a su perfil de riesgo.

Capital riesgo

Las empresas y fondos de capital riesgo están protagonizando muchas de las operaciones corporativas de la Bolsa. Estos fondos requieren inversiones mínimas muy elevadas, pero los pequeños inversores tienen ya acceso a ellos a través de la Bolsa de Madrid, que ha habilitado un segmento para que coticen en él los fondos de capital riesgo. Las acciones se pueden comprar como las de una empresa. BBVA ya tiene un fondo cotizando en este mercado.