Mercados

El Ibex encara con subidas la recta final del ejercicio

La Bolsa española lidera las ganancias en las grandes plazas financieras con una subida semanal del 3,05%, el mayor avance desde finales de septiembre.

Un fondo sólido para la renta variable. La enorme liquidez presente en el mercado, la expectativa permanente de nuevas operaciones corporativas, unos resultados empresariales espectaculares y unas previsiones macroeconómicas razonablemente positivas son puntales en los que se apoya la Bolsa para seguir creciendo más allá de lo que nadie podía prever. El Ibex ha concluido la primera semana de diciembre con una revalorización del 3,05%, la mayor de entre los grandes índices financieros y el avance más grande desde finales de septiembre. El repunte deja al Ibex en 14.076,6 puntos y la buena noticia es que está capitaneado por Santander y Telefónica (juntos representan un 42% de la subida total), dos valores de gran capitalización y dos valores que los analistas consideran que aún tienen un potencial de subida sólido.

Para los inversores, las ganancias más jugosas han estado en compañías como Altadis (8,78%), que ha capitalizado en Bolsa las expectativas de concentración y reordenación del sector tabaquero, FCC (7,85%), Gas Natural (6,89%), Acerinox (5,79%) y Enagás (5,7%). Telefónica ha subido un 5,45% y el banco Santander, un 2,73%. Sus avances son menores, pero su mayor tamaño (representan un 32% de toda la capitalización del Ibex) hace que sus revalorizaciones sean más determinantes para la evolución general del índice, que gana un 31,14% en el año, más del triple de lo que esperaban los analistas en enero pasado.

Mayor volatilidad

El Ibex logra una ganancia del 31,14% en lo que va de año, el triple de lo que esperaba el consenso de mercado

La recuperación del Ibex demuestra el buen tono del mercado, que deja atrás una caída del 3,03% registrada en la semana anterior. Pero esta subida viene acompañada de un incremento notable de la volatilidad, entendida ésta como la desviación del índice respecto a su trayectoria. La volatilidad ha aumentado un 35% desde el máximo histórico logrado el pasado 22 de noviembre (14.294,6 puntos) y ha pasado de estar en el 11% a tener ahora un promedio del 15%. La volatilidad viene a hacer del mercado un terreno más impredecible; más posibilidades de grandes ganancias, pero también de padecer fuertes pérdidas.

El Ibex sufrió una corrección del 10% entre mayo y junio, sin que mediase ningún dato que justificase las pérdidas. El mercado salió fortalecido y en algo más de cuatro meses ha acumulado una subida superior al 30%. De los 35 valores que cotizan en el selectivo, 15 de ellos llevan encima una revalorización de más del 30% en lo que va de año. El avance de los tres primeros valores es de vértigo: Metrovacesa sube un 149,03%; Sacyr Vallehermoso, un 137,61% y Acerinox, un 72,42%. Los analistas advierten que una corrección de entidad podría llegar en cualquier momento.

Con el PER (relación entre precio de la acción y beneficios esperados por la compañía) del Ibex acercándose al promedio histórico, que está entre 14,5 y 15 veces, el consejo de los expertos es no seguir la tendencia del mercado, sino extremar la cautela y hacer una selección de valores. Telefónica, BBVA, Repsol, Renta Corporación, Iberdrola, Cintra o Ferrovial figuran entre los activos con potencial de proporcionar réditos interesantes para los inversores.

La incertidumbre, eso sí, seguirá presente en el mercado a corto plazo. La referencia de los resultados empresariales ha desparecido del mercado hasta mediados de enero. El crecimiento de los beneficios empresariales de las empresas listadas en el Ibex 35 fue del 33% en el tercer trimestre del año. Aunque no sorprendería un nuevo récord en los números correspondientes al último trimestre del año, las posibilidades de que este volumen de beneficios se repita en el ejercicio 2007 son, a priori, bastante difíciles.

En el ámbito macroeconómico, aunque se espera una desaceleración generalizada, el FMI aún pronostica una tasa de crecimiento saludable del 2,7% en EE UU y del 2,9% en la zona euro, con una previsión del 3% en el caso de España. Los últimos datos de empleo procedentes de EE UU, el gran motor económico del mundo son positivos; la tasa de paro aumentó del 4,4% al 4,5% en noviembre, pero la tasa de creación de empleo fue un 60% superior a la de octubre y batió todas las expectativas.

Política monetaria. Las consecuencias de tipos de interés al alza

Aunque facilitaron en gran medida la firma de hipotecas en mercados en auge como el Español, los expertos aseguraban que los tipos de interés al 2% eran niveles propios de situaciones de emergencia, poco justificables en la coyuntura económica de la zona euro. Hoy el precio del dinero está en el 3,5% y el mercado ha asumido que llegarán al 4% el año que viene.

El encarecimiento de los tipos perjudica a sectores tradicionalmente endeudados como son las empresas de servicios públicos, básicamente la industria eléctrica, y todo lo relacionado con la construcción y el negocio inmobiliario. Todos estos sectores representan más de la cuarta parte de la composición del Ibex, lo que hace que el índice español sea uno de los más vulnerables a un entorno de tipos al alza. En cualquier caso, cabe recordar que la inflación está en España está en el 2,7%, con lo que los tipos de interés reales son de sólo el 0,8%.

Divisas. La renta variable convive con un euro fuerte

El axioma de que un euro fuerte es perjudicial para las Bolsa europea ya no se cumple. El euro ha subido este año un 12% frente al dólar, pero eso no ha impedido que el Ibex esté cerrando uno de los mejores años de su historia y que el resto de mercados europeos estén enfilando el camino de los máximos históricos, con revalorizaciones superiores al 10% en todos los grandes índices.

A priori, el gran perjudicado es el mercado alemán, por la fuerte presencia de la industria exportadora. El Dax, sin embargo, ha subido un 18,84% desde enero y es el segundo mejor de Europa. El hecho es que los consumidores asiáticos empiezan a tomar el relevo de EE UU. Por otra parte, un dólar débil fortalece y equilibra a la economía estadounidense, donde el gasto de los consumidores equivale a dos tercios del PIB y el déficit por cuenta corriente es de 800.000 millones de dólares.

Petróleo. La economía resiste la escalada del crudo

Los problemas estructurales de la industria del petróleo, como son la concentración de la producción en un área geográfica inestable, el golfo Pérsico, y las carencias de mantenimiento de la infraestructura de suministro, han cristalizado en una escalada espectacular del precio del crudo.

El barril de Brent cotiza hoy por encima de 60 dólares, el doble del promedio de los cinco años anteriores y triple de la cotización de comienzos de la década. Si la crisis de los años setenta y ochenta desembocó en una recesión económica mundial, en esta ocasión el impacto es significativamente menor. Ni los mercados, ni la actividad económica se han visto particularmente afectados por los precios récord del crudo. China, un país poco eficiente en ahorro energético y el mayor consumidor de Asia, crecerá en 2007 un 10%. La economía ha aprendido a convivir con precios altos del crudo.