Retribución

Al ejecutivo se le ata con planes de permanencia

La mayoría de las empresas del Ibex tienen planes de previsión social, sobre todo seguros colectivos y premios a la fidelidad

Telefónica tiene en marcha un plan de previsión social para retener a más de un millar de ejecutivos. Es una tendencia retributiva en alza. Según un estudio elaborado por Garrigues Human Capital Services, el 51% de la compañías incluidas en el Ibex 35 cuentan con un plan específico a favor de sus ejecutivos o altos directivos. Del total de los planes específicos implantados para los equipos ejecutivos de las empresas, el 68% se corresponde con seguros de vida y ahorro ligados a la jubilación, mientras que el 32% restante responde a la modalidad de plan o premio de permanencia. Y el 69% de las compañías que se incluyen en el citado índice disponen de un plan de permanencia para sus altos ejecutivos.

En opinión del socio de Garrigues Human Capital Services, Salvador Espinosa de los Monteros, todo esto debe englobarse en lo que él denomina el puzle de la retribución directiva. Y esta composición está formada por la parte de retribución fija, por una porción de variable anual, otra de incentivos en forma de acciones, por la retribución en especie, por un capítulo de blindaje, por el pago de los trabajos realizados en el extranjero y por la previsión social.

Dentro de este último apartado se engloban los planes de pensiones, que cada vez se están implantando de forma generalizada para toda la pirámide de la organización. 'Estos planes, si de lo que se trata es de retener a los directivos, no sirven para nada. Por tanto, lo que suelen hacer en estos momentos las empresas es poner en marcha otro tipo de mecanismos como son los seguros de ahorro colectivo, en los que los que se puede incluir condicionantes de cobro', afirma Espinosa de los Monteros.

Y añade que las empresas pueden poner limitaciones a este tipo de aportaciones en función de los resultados y los objetivos conseguidos o vincularlo al plazo de permanencia en la compañía. 'Es una manera de retener a los directivos y hacer que se jubilen dentro de la empresa'. Es lo que pretende Telefónica con el seguro colectivo que ha lanzado para sus ejecutivos.

Por el contrario, los planes de permanencia no exigen a sus beneficiarios que se retiren dentro la organización, sólo les piden que permanezcan durante un periodo determinado. Se suelen beneficiar de ellos los directivos a partir de los 45 años, 'que necesitan que la empresa para la que trabajan les diga que cuenta con ellos'. Entre las empresas que disponen de un plan de permanencia en estos momentos podemos citar a Ferrovial y Repsol.

Las empresas pueden realizar las combinaciones que así deseen, pero de momento la combinación entre seguro colectivo y plan de permanencia no se ha implantado en las empresas.

La pérdida de talento con las prejubilaciones

Una de las recomendaciones que realiza Salvador Espinosa de los Monteros a las empresas a las que asesora en temas de retribución y retención de capital humano, es que definan muy bien a los colectivos a los que desean retener dentro de la compañía. 'Es necesario saber muy bien quiénes son los que queremos que se queden y los que no. De esto dependerá, en parte, el éxito de la organización'.

Y asegura que por no diseñar correctamente los planes de prejubilaciones, en el camino se ha perdido mucho talento. Lo mismo sucede, añade Espinosa de los Monteros, con las repatriaciones. 'Cuando te traes a España a un ejecutivo expatriado con 53 años y le prejubilas porque no encaja en la organización, se está perdiendo talento y una experiencia internacional muy válida'.

Lo que deben diseñar las empresas con mucho cuidado es precisamente que la composición del paquete retributivo se compense en todas sus piezas. 'Hasta hace un tiempo a los planes de retribución le faltaba un elemento fundamental como es la previsión social. Ahora se intenta vascular a la alta dirección por la necesidad que existe de retener a este colectivo', asegura el socio de Garrigues Human Capital Services, que añade que todas los elementos retributivos son necesarios. Y a pesar de que la explosión de la burbuja de internet se llevó por delante parte de la importancia que se le había dado a los planes de opciones sobre acciones, el 80% de las compañías incluidas en el Ibex 35 cuentan con esta herramienta retributiva. 'No pierden fuelle'.