PGE 2007

PNV y CiU retiran sus enmiendas a los presupuestos y allanan su aprobación

Los nacionalistas del PNV y CiU han anunciado durante el debate presupuestario que se desarrolla hoy en el Congreso que retiran sus enmiendas a la totalidad, allanando así la aprobación de las cuentas del Estado para el ejercicio 2007. El veto de PP, EA y ERC se mantiene en pie, aunque no parece suficiente para tumbar las cuentas elaboradas por el Gobierno socialista.

El primer grupo en despejar el camino al Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero ha sido CiU, que a través de su portavoz en la cámara baja, Josep Antoni Duran i Lleida, ha anunciado que retira su oposición a los presupuestos ante el compromiso del ministro de Economía, Pedro Solbes, de acordar con el nuevo Gobierno catalán el mecanismo para fijar las inversiones del Estado en infraestructuras de Cataluña.

Poco más tarde el PNV ha anunciado, por boca de su portavoz de Economía, Pedro Azpiazu, que retira su enmienda a la totalidad tras alcanzar anoche un acuerdo "in extremis" con el grupo socialista y el Gobierno. Con estos apoyos de última hora, el Gobierno salva in extremis el debate presupuestario y se asegura la aprobación de las cuentas para 2007.

El cambio de criterio de los convergentes se produce después de que el ministro de Economía dijera en su intervención no tener "ningún problema" en la creación de una comisión bilateral Estado-Generalitat para determinar cómo se debe calcular la inversión una vez que hay acuerdo en que ésta ha de ser el 18,8% del total de inversiones, que es el peso de Cataluña en el PIB nacional. Duran ha replicado al ministro que confía en que este acuerdo tenga efecto retroactivo y se aplique ya al ejercicio de 2007. La formación nacionalista ha anunciado además que se abstendrá en una votación que parece salvada para el Gobierno.

Crecimiento

En su turno de intervención, el vicepresidente segundo, Pedro Solbes, ha defendido las cuentas para el año 2007, abogando por un mantenimiento del crecimiento de la economía que pasa por una mayor liberalización y "apertura al exterior". Solbes también ha destacado el alto crecimiento de la economía española que, en el tercer trimestre, "mantendrá o incluso mejorará" el dato del anterior, del 3,7%. Asimismo, el ministro de Economía ha destacado la "gradual corrección" que se está produciendo en los dos principales desequilibrios, la inflación y el déficit exterior, insistiendo en que las políticas económicas deben apostar por un "modelo sólido" de crecimiento que se afiance a medio y largo plazo, a pesar de que la oposición se haya mostrado contraria al Plan Nacional de Reformas y al Plan de Dinamización.

El ministro de Economía y Hacienda ha subrayado que se están logrando "avances positivos" en el crecimiento de la productividad, cuyo impulso ha sido "el gran eje" de la política económica, aunque su ritmo, admitió, "no es aún satisfactorio". Por eso consideró que "no sirve" la aplicación "mimética" de políticas que han tenido éxito en otras fases, y ahora hay que "complementar los esfuerzos liberalizadores y de apertura al "exterior con una acción decidida en el ámbito educativo y tecnológico".

Economía "flexible"

En cualquier caso, Solbes ha recordado que lo importante no son las subidas y bajadas de los precios del consumo conforme al petróleo, sino que la economía ha sido lo "suficientemente flexible" para afrontar estas tensiones "transitorias" sin permitir que se conviertan en permanentes y sin generar efectos de segunda ronda -traslado del alza del crudo a otros precios y a salarios-.

El vicepresidente segundo también ha asegurado que "hoy trabajan en España casi dos de cada tres personas en edad de hacerlo", considerando este hecho una prueba de la pujanza de la economía. No obstante reconoció que persisten "retos importantes" como el de corregir las "rigideces" en algunos sectores y los "excesos" de contratación temporal, y por eso, aunque calificó de "paso positivo" la reforma laboral ahora en vigor, añadió que "indudablemente serán necesarios esfuerzos adicionales en esta materia".

Críticas de la oposición

Por su parte, el presidente del PP, Mariano Rajoy, ha respondido al discurso del vicepresidente segundo del Gobierno reprochándole que haya modificado "in pectore" el contenido de los presupuestos, tras haber recibido "la consigna de aprobar el tramite parlamentario como sea".

Durante su intervención en el debate de totalidad de los presupuestos, Rajoy ha reclamado una explicación sobre el reparto de inversiones para Cataluña, que ha supuesto un "agravio comparativo", según ha calificado el líder de la oposición, hacia otras comunidades. Asimismo, Rajoy ha pedido al Ejecutivo de Zapatero que explique la fórmula de reparto.

Por otra parte, y en referencia a las numerosas operaciones corporativas que se están llevando a cabo en el mercado español, y que tienen como protagonistas en muchos casos a empresas del sector energético, Rajoy ha criticado la política del Ejecutivo, que describió como "intervencionismo feroz" en materias como la energética, y le reprochó al Gobierno de Zapatero que su actuación "ha supuesto el mayor lío" empresarial en este sector y con el que se han "cargado la credibilidad de la Comisión nacional de la Energía y de la CNMV".