Guía para el inversor

Las constructoras, los nuevos 'blue chips' del parqué español

Las últimas compras son bien vistas al ahondar en la política de diversificación

Lideran operaciones corporativas de gran envergadura, algunas de más importantes realizadas por empresas españolas en el extranjero, y compitiendo con grupos de tamaño muy superior. Sin embargo, los expertos no temen que las compañías constructoras se estén involucrando en riesgos que después no puedan asumir. Por el contrario, estiman que la mayor parte de las compras realizadas van a aportar valor a esta industria.

Por este motivo los expertos creen que a las constructoras les queda recorrido en Bolsa, pese al buen comportamiento que estos valores han mantenido en los últimos cinco años. En lo que va de ejercicio, Sacyr, ACS y FCC se han revalorizado un 88,13%, un 38,33% y un 34,86%, respectivamente. Por detrás quedan Acciona y Ferrovial, con un 26,15% y un 10,68%.

Los últimos movimientos han sido los más espectaculares. Acciona ha entrado en Endesa, con vocación de aglutinar un grupo inversor español y contrarrestar la poderosa oferta de la alemana Eon. ACS, que ya era el primer accionista de Fenosa, ha irrumpido en Iberdrola, con el probable objetivo de fusionar ambas eléctricas. Son operaciones que no han hecho más que empezar, pero que han sido bien recibidas por los mercados.

Con esas operaciones las constructoras tratan de ahondar en la política de diversificación emprendida hace tiempo, aunque no todas en la misma medida. 'Esa estrategia que empezaron hace años es la que les ha convertido en valores atractivos en Bolsa. Han invertido casi todo los flujos que generados en el área de construcción en otras actividades', señala Gonzalo Moros, de Ahorro Corporación.

También Alberto Alonso, gestor de renta variable de Inversis, considera que son movimientos positivos. 'Es un salto importante para ACS y Acciona, que están optando por diversificarse a través de su entrada en utilities', destaca. Añade que los flujos futuros procedentes de las posiciones tomadas ahora hacen que el valor objetivo de ACS esté por encima de los 39 euros y el de Acciona de 130 euros. La empresa de la familia Entrecanales cerró el viernes a 119,1 euros y la presidida por Florentino Pérez a 37,6 euros.

En general, este experto de Inversis continúa viendo atractivo en las compañía del sector, una percepción basada en gran parte en la consolidación de sus estrategias de reducir la dependencia del ciclo constructor.

El desembarco en otras actividades ha modificado su modelo de negocio y ahora son menos constructoras, señala Alberto Morillo, analista de Consulnor. 'Es evidente que están ganado tamaño en sectores de negocio recurrente, lo que permitirá que en la parte baja del ciclo sean valores refugio, al poder evitar caídas bruscas de sus ingresos', subraya.

Justifica, por tanto, tanto las nuevas operaciones como las ya realizadas para no quedarse ancladas en sus actividades tradicionales. 'Da la sensación de que el sector de la construcción empieza a ver el final de su época dorada de crecimiento de doble dígito en su negocio tradicional. Por ello mueven ficha', añade.

Ferrovial, en las 'top ten'

Pese al reciente protagonismo de ACS y Acciona, son varios los analistas y gestores que creen que Ferrovial es la empresa que actualmente está mejor preparada para afrontar el posible cambio de tendencia de la construcción. Tanto por sus apuestas por diversas actividades como por sus posiciones en otros mercados geográficos, además del español.

'Antes de la adquisición de BAA el operador británico de aeropuertos Ferrovial ya estaba suficientemente diversificada, y las perspectivas de futuro del grupo eran positivas. Sin embargo, ahora contará con tres importantes motores de crecimiento: servicios, autopistas y aeropuertos. Es la más completa, y de hecho, es nuestra preferida dentro del sector', manifiesta Gonzalo Moros.

Destaca, asimismo, que la construcción en España puede cambiar, pero que de momento presenta cifras sólidas para el resto de este año y 2007. 'Las carteras de obras de las empresas presentan cifras récord', manifiesta el analista de Ahorro Corporación.

La empresa presidida por Rafael del Pino ha sido incluida por el banco de inversión Merrill Lynch en su lista de valores favoritos Europe 1. El banco destaca que los títulos de la constructora cotizan por debajo de su valor objetivo debido a su inversión en BAA. El nuevo precio objetivo que Merrill ha dado a Ferrovial se eleva a 80 euros. Es un horizonte compartido por otras firmas. Para Chevreux, del grupo Crédit Agricole, el precio objetivo es de 94,77 euros, después del cierre del acuerdo para financiar la compra de BAA. Ahorro Corporación fija un precio de 75 euros para la compañía. El viernes cerró a 64,75 euros.

De los analistas consultados por la sociedad JCF, 11 expertos recomiendan comprar acciones de Ferrovial; cinco, sobreponderar, y uno se decanta por mantener los títulos. Ninguno aconseja infraponderar o vender. La encuesta está actualizada el pasado 29 de septiembre.

FCC acelera su plan estratégico

Sobre FCC, Morgan Stanley destaca que el grupo está acelerando la aplicación de su plan estratégico 2004-2008 y que ha llevado a cabo recientemente seis de sus más importantes objetivos. 'Esto podría implicar un fuerte crecimiento de los resultados en los próximos meses', señala Alejandra Pereda, analista del citado banco de negocios.

Morgan Stanley le da un precio objetivo de 70 euros, mientras que el viernes cerró a 64,60 euros. 'Nosotros creemos que la cotización de FCC todavía no recoge las excelentes perspectivas de crecimiento de la compañía', afirma la analista en su informe.

En esta línea, Alberto Alonso subraya que esta constructora está dando saltos importantes. 'Ahora tiene una estructura de capital más eficiente, está más apalancada. Además está siendo capaz de crear valor con sus inversiones, como en el caso de la compañía de servicios que ha adquirido en el Reino Unido'.

Casi la misma tesis es la que defiende Gonzalo Moros, de Ahorro Corporación. 'En nuestra opinión, el mercado todavía no ha asimilado la trascendencia del plan estratégico, que supondrá un importante cambio de su dimensión, y de las inversiones realizadas', dice.

Este analista cita otro aspecto que previsiblemente será positivo en el futuro para esa compañía. 'Las adquisiciones realizadas aumentarán la exposición internacional de FCC hasta el 40% de las ventas y mejorarán su estructura financiera', añade Gonzalo Moros.

Por su parte, Alberto Morillo se alía con la tesis de que, ahora más que antes, es preciso analizar las circunstancias de cada empresa si se opta por invertir o por mantener las participaciones. 'Cada compañía se dirige a una actividad diferente para diversificarse, pero la mayoría hacia sectores regulados. Las incertidumbres de ACS dependerán de la regulación eléctrica o las de Ferrovial de la aeroportuaria del Reino Unido. Son diferentes en cada caso, lo que demuestra que el sector es cada vez más heterogéneo', afirma.

Por ello, en su opinión, a partir de ahora será más importante el stock picking (selección de acciones), más que la simple presencia en el sector, como ya se está viendo en este año.

Sobre Sacyr, la que mejor comportamiento ha tenido en Bolsa este año, los analistas sostienen que depende más del ciclo inmobiliario. Por ello mantienen una actitud preventiva, aunque consideren que está bien gestionada. Así, la posición de Merrill Lynch es de neutral, aunque prevé un aumento de la rentabilidad por dividendo en los próximos ejercicios, del 1,37% de 2005 al 1,74% de 2008. De los analistas consultados por JCF, uno aconseja comprar; dos, sobreponderar; siete, mantener; tres, infraponderar y ninguno recomienda vender.

Pero ¿se crean sinergias?

Pese a que los planes de diversificación, entre los que están la toma de posiciones de ACS y Acciona en Endesa, Iberdrola y Fenosa, son aplaudidos por el mercado, otras cuestiones no están tan despejadas. Como la respuesta a la pregunta de si la suma de constructoras y eléctricas tiene sentido empresarial; si generan sinergias. Eso, a pesar de que la apuesta por el sector eléctrico no es de estos días: ACS está en Fenosa desde hace más de un año y Acciona ya había invertido en energías renovables. Para los expertos de Ibersecurities si ACS promueve la fusión de Iberdrola y Fenosa, podrá aflorar valor en sus participaciones. Otros, por el contrario, estiman que se trata de un salto hacia la creación de grupos integrados.

Más precaución con las inmobiliarias

El baile empresarial protagonizado por las inmobiliarias en los últimos meses ha afectado prácticamente a todas las empresas del sector, pero a excepción de Metrovacesa y Fadesa, se trata de valores con poco peso en la Bolsa española.

Se ha producido una opa de Reyal a Urbis, San José ha opado a Parquesol, mientras se desató una guerra de ofertas por el control de Metrovacesa. Adicionalmente, Inmocaral ha realizado una ampliación de capital para después lanzar una opa a Colonial, lo que ha dado lugar a uno de los grandes del sector. Y Martinsa ha opado a Fadesa, de acuerdo con los principales accionistas, la familia Jove.

No obstante, los expertos no ven tan claro tomar posiciones al calor de estos movimientos. Estiman que para un accionista minoritario es más difícil invertir en esos valores cuando se mueven por operaciones corporativas, y además destacan que han subido básicamente debido a las compras y fusiones. 'Ahora están caras y, además, no están tan diversificadas como las constructoras. La que más me gustaba era Fadesa, que va a desaparecer de Bolsa', señala Alberto Alonso.

Por su parte, Alberto Morillo, de Consulnor, considera que los cambios de esas empresas en el mercado bursátil se deben a movimientos corporativos.

Otro de los inconvenientes para el pequeño inversor es el escaso free-float (parte del capital que se negocia libremente en Bolsa) de gran parte de esas empresas. Aspecto que ahora afecta también a la todavía líder del sector, Metrovacesa, que cuenta con un free-float en el entorno del 13%. Société Générale ha recortado la recomendación sobre la inmobiliaria a vender desde la anterior de mantener. Siete de los analistas consultados por JCF recomiendan vender y ninguno aconseja comprar. No obstante, de momento la empresa mantiene su cotización en niveles elevados. El viernes cerró 101,85 euros.