Energía

El sector energético se anima al esperar más operaciones

Eon ha comenzado a despejar el complicado camino que emprendió hace ocho meses para hacerse con el control de Endesa. El mercado ha reaccionado apostando por nuevas operaciones en el sector. El argumento que se emplea para justificar esos movimientos es más que convincente: las compañías tendrán que reaccionar con operaciones nacionales, entre ellas, para evitar ser objetivo más o menos fácil de otras multinacionales al estilo de Eon, en un momento de reorganización del sector en España y Europa.

Con este panorama, empresas como Iberdrola y Fenosa marcan máximos en Bolsa y cerraron el viernes a 29,22 y 35,27 euros, respectivamente, con subidas en el año del 26,5% y el 12,2% Igual trayectoria siguen las hasta ahora principales protagonistas: Endesa y Gas Natural (que cerraron a 28,3 y 26,82 euros). Porque Repsol es otro cantar.

'El sector está calentito. Creo que demasiado caliente', señala José Javier Ruiz, de BNP Paribas. Destaca que ello es consecuencia de que el mercado apuesta por operaciones corporativas, pero advierte que éstas no tienen porque materializarse a través de opas. 'Existen escenarios intermedios para llevar a cabo la reordenación que se vislumbra, como podría ser una o dos fusiones a dos o tres bandas'.

Si al final esa es la vía que se sigue, las posibilidades de que los inversores que ahora entren en esos valores obtengan ganancias no son tan elevadas como si se tratase de opas, en las que el comprador debe ofrecer primas sustanciosas. Por ello, una recomendación muy compartida es la cautela. La misma que Citigroup destaca en su último informe sobre eléctricas españolas.

Sin embargo, José Javier Ruiz, al igual que casi todos los expertos, cree que se ha dado en estos días un paso importante para que esa reordenación del sector siga su curso, y es que Eon está ganando la batalla por Endesa, mientras que es difícil que Gas Natural pueda competir. 'No hay más que ver los balances de ambas compañías', subraya. La victoria alemana es condición necesaria para la reorganización del sector, y de ahí que haya crecido la especulación sobre terceras operaciones.

En este mismo sentido, Raimundo Fernández-Cuesta, de Credit Suisse, señala que la empresa alemana tiene prácticamente ganada la batalla por Endesa, por lo que el suelo para las acciones de esa empresa está en los 25,4 euros de la opa de Eon. La oferta se elevaba a 27,5 euros menos los dividendos por plusvalías por venta de activos pagados por Endesa.

No obstante, el experto de Credit Suisse cree que Eon mejorará el precio. A su juicio, lo hará en todos los previsibles escenarios en los que va a desarrollarse el futuro del grupo que preside Manuel Pizarro. 'Si Gas Natural sigue con su oferta y el control de Endesa se resuelve en la subasta a sobre cerrado ante la CNMV, creemos que la empresa alemana elevaría el precio por encima de los 30 euros'. Pero en el otro panorama, en el que la gasista optaría por retirarse, el líder eléctrico germano debe asegurarse que acude al menos el 50% del capital. Así que debe evitar que el consejo de administración de Endesa diga a los accionistas que el precio que ofrece no es suficiente.

Por ello, Credit Suisse ha elevado el precio objetivo de Endesa de 27,3 euros a 28 euros por acción, aunque apunta que la pugna por Endesa podría resolverse en el entorno de los 30 euros, gracias a la tensión que rodea la operación. En definitiva, los accionistas de esa empresa son los que más claramente se han beneficiado o se van a beneficiar por estos movimientos.

Ahora, el paso que el mercado espera es que la CNMV apruebe el folleto de Eon. Pero la alemana intenta que, antes que ese organismo procese ese documento, Industria resuelva el recurso que ha presentado por las condiciones que le ha impuesto la CNE para hacerse con Endesa. Es una complicación más dentro de este embrollado proceso, pero Eon ya no se puede echarse para atrás.

En este contexto, Fernández-Cuesta estima que antes de fin de año sería posible que estas operaciones hayan concluido y se sepa quien se ha hecho con Endesa. Pero aún existe un pequeño riesgo de retraso: que el Supremo no retire la paralización de la opa de Gas Natural a Endesa, y que la de Eon tenga que esperarla para abrir el periodo de suscripción de la suya. Pero este eventual nuevo retraso, de hasta un año, no impediría terceras operaciones.

La fusión Suez-Gaz de France, la otra gran clave de Europa

La previsible proximidad de los desenlaces de las opas a Endesa coincide con el punto álgido de la también complicada fusión de Suez y Gaz de France, que aspira a crear en Francia otra gran utility con gran presencia en gas, a unos pasos de æpermil;lectricité de France. Esta operación, otro de los hitos de la reordenación europea, marcará las coletazos de opas y fusiones que ahora se prevén en España. Y es que, por un lado, queda fuera de juego, como posible comprador-opador, Suez, compañía que siempre fue uno de los candidatos a fusionarse con Endesa. Conversaciones han existido en varias etapas de la historia de la eléctrica española.

Mientras, por otra parte, algunos de los otros los actores importantes de Europa, como la italiana Enel o alemana RWE están ahora pendientes de los activos que esa fusión pueda dejar en el mercado, sin dejar de mirar la Península Ibérica. La italiana Enel, por su parte, a la que todavía le pesa como obstáculo la presencia del Estado en su capital, ha señalado que no se enfrentará a las consecuencias de lanzar una opa hostil, aunque no renuncia a crecer en los mercados europeos, entre ellos el ibérico

En esta situación, en la que todos miran a todos y sin descartar ninguna posibilidad, algunos expertos apuestan porque Iberdrola sea uno de los próximos impulsores de la recomposición del sector en Europa, a través de un acuerdo con una empresa de una tamaño algo menor, ya sea española, portuguesa, británica o nórdica.

Con este panorama, el sector eléctrico es el cuarto del Euro Stoxx que mejor comportamiento ha tenido en lo que va de año, con una revalorización superior al 18%. Pero los primeros lugares no lo ocupan sólo empresas españolas: se encuentran también EDF, la italiana AEM, la francesa Suez, la austriaca Oest-Elektriz y la finlandesa Fortum, con subidas del 33,9%, 30%, 27%,26,7% y 25%, respectivamente.

Y sobre uno de los líderes, como es Enel, el último informe de ABN-Amro recomendaba comprar, con un precio objetivo de ocho euros por acción. La empresa cerró el viernes siete euros.