Secretos de despacho

Estilo clásico en Coydis Papel

Tiene la costumbre, advierte que no la obligación, de llegar a las oficinas en Madrid de Coydis Papel, empresa que dirige desde su fundación en 1986, pasadas las ocho y media de la mañana. Esta rutina, señala, es lo que hace que todo funcione. 'Todo en la vida sucede por lo que se hace a diario. Los grandes logros se consiguen poco a poco'. Es por ello que José Manuel González Ojeda, madrileño, de 56 años, trabaja más de 12 horas diarias. 'Creo que es el tiempo justo y necesario para poder afrontar todas las tareas encomendadas. Además, por mi forma de ser, ya que pretendo que todo sea excelente, necesito de este tiempo'. Este ejecutivo entiende su función como puramente vocacional, pero a la vez reconoce que el proceso en el que se encuentra Coydis Papel es de 'fuerte crecimiento'.

Lo cierto es que González Ojeda se encuentra también en un periodo de transición, ya que considera que debe emprender un proceso de sucesión y dejar paso a las nuevas generaciones. 'Estoy dejando hacer a otros, pero a la vez estoy detrás de todo. Es algo natural, porque toda empresa tiene que evolucionar hacia un concepto empresarial más actual', afirma este ejecutivo, que señala que la actual empresa se parece bien poco a la inicial. 'Es por tanto que la evolución de la compañía tiene que ver más con la profesionalización de la gestión, que debe ser más integral y resolutiva a corto plazo y con un planteamiento de coordinación y consolidación de la cultura corporativa', señala.

La andadura profesional de este ejecutivo arranca en Torraspapel, compañía en la que pasó dos décadas y que le sirvió como primera toma de contacto con el sector del papel. Con esta experiencia, el siguiente paso fue montar su propia compañía, Coydis. 'Tenía iniciativa empresarial y algunos recursos familiares, no un gran capital detrás, para crear esta empresa con un futuro a medio y largo plazo'. Hoy día, continúa siendo una compañía española que mantiene el principal interés de su socio mayoritario, Coydis Internacional y Cartiere Fedrigoni (con capacidad para integrar el negocio papelero y editorial), en desarrollar un modelo de comercialización y distribución nacional de papeles y productos relacionados con los sectores de impresión, escritura y embalaje.

'Todos los profesionales tienen que trabajar con honradez, ser solidarios y estar comprometidos con sus labores. También es necesario que trabajen'

Al frente del equipo permanece su fundador, un directivo exigente que pide a sus profesionales, ante todo, honestidad, compromiso y capacidad de trabajo. 'Todos los profesionales tienen que trabajar con honradez, ser solidarios y estar comprometidos con sus labores. También es necesario que trabajen, no sólo tener un máster o saber idiomas', afirma González Ojeda.

En su opinión, las empresas están sometidas a demasiada presiones, 'vivimos en una economía de guerra, donde sólo se mira el corto plazo'. De su principal aportación a la compañía habla del ejemplo: 'Me preocupo porque estén presentes los valores intangibles, esto significa que si se empieza a trabajar a una determinada hora es a esa hora. Si exijo presencia, yo soy de los que estoy en la oficina; si pido profesionalidad, la doy'.

En cuanto a otros requerimientos de tipo estético, José Manuel González Ojeda señala que el despacho que ocupa desde 1999 ha sido decorado por él mismo. Y explica que en decoración es clásico, 'pero arriesgado'. El espacio que ocupa cuenta con elementos más bien de corte convencional, sin elementos atrevidos. Afirma que da prioridad 'al confort, al orden, a la luz y al encuentro entre las personas'.

Suele despachar todos los asuntos de trabajo en una mesa de reuniones redonda, con el fin de que no establezcan jerarquías ni se puedan marcar distancias. Le gustan las plantas y las cuida personalmente, afición que traslada a los fines de semana, ya que cuida de su jardín familiar en Alpedrete (Madrid).

Otra de sus aficiones es coleccionar plumillas de plumas de escribir. Por lo demás, guarda con cariño un amplio repertorio de regalos de compañeros de trabajo y de clientes. Por ejemplo, un balón del Barça, de un partido entre las delegaciones de Madrid y Barcelona, y que le regalaron sus empleados.

Tras los pasos de Cristóbal Colón

Una de las joyas que guarda este ejecutivo en su despacho es una reproducción, realizada por Coydis a petición del BBVA, del diario de Cristóbal Colón, atado y cosido en pergamino de la época. José Manuel González Ojeda no se considera maniático. Todo lo contrario. Afirma que es un ejecutivo bastante estable en sus planteamientos. 'No soy nada sofisticado, soy una persona de continuidad más que de originalidad'.

Aunque advierte que toda la creatividad la deja para el trabajo, del que dice haber sido pionero de un nuevo concepto de prescripción dentro del sector del papel, como es divulgar, informar y asesorar al cliente. También destaca su compromiso con el sector, a través del Aula Coydis, donde imparten cursos de formación para el sector gráfico y editorial.

Otra iniciativa que han puesto en marcha es Arte sobre Papel, con la que pretenden diferenciarse con creatividad de la competencia.