Macroeconomía

El BCE insiste en una próxima subida de tipos para controlar la inflación

Los repuntes inflacionistas que el encarecimiento del petróleo provoca en Europa han sembrado la preocupación en el Banco Central Europeo (BCE), que en su boletín mensual de septiembre insiste en que la subida del precio del dinero, ahora en el 3%, puede producirse en cualquier momento.

La institución presidida por Jean-Claude Trichet ha reiterado hoy que es esencial que la entidad actúe sobre los tipos de interés "en el momento oportuno" para contener los riesgos al alza sobre la estabilidad de precios. En el editorial del boletín, publicado hoy, el BCE insiste en que estos riesgos han aumentado, como fruto sobre todo de las subidas del petróleo de los últimos meses, por lo que el consejo de gobierno de la entidad mantendrá una "extrema vigilancia" para que sigan contenidos. Actuar "en el momento oportuno" para contener los riesgos es "esencial para que las expectativas de inflación de la zona euro se mantengan firmemente ancladas en niveles compatibles con la estabilidad de precios", ha apuntado la entidad.

El BCE decidió el pasado jueves mantener inalterados los tipos de interés en el 3%, tras haberlos subido en un cuarto de punto porcentual a principios de agosto. El banco asegura que la información económica difundida desde el último aumento de tasas corrobora "los argumentos que fundamentaron la decisión". "Actuar de manera oportuna" favorecerá la creación de empleo y un crecimiento económico sostenible, asegura.

Recuperación económica

Con respecto a la evolución de la economía en Europa -la Comisión anunció ayer que los 12 países de la zona euro crecerán este año un 2,5, cuatro décimas más de lo previsto el pasado mayo, el mayor avance en el área desde 200-, el BCE también ha revisado al alza sus proyecciones de crecimiento para los países que comparten el euro, debido a la buena marcha de la economía en el primer semestre y a las "reiteradas señales positivas" de algunos indicadores. Así, la entidad ha previsto un incremento medio del PIB del 2,6%, en 2006, y del 2,1%, en 2007.

En cuanto a la inflación, los pronósticos para este año y el próximo también se han incrementado, hasta una media del 2,4% para 2006 y 2007, por "la revisión al alza de los supuestos sobre los precios del petróleo", fundamentalmente. El banco ha advertido de que el "pronunciado crecimiento del dinero y del crédito en un contexto de abundancia de liquidez" es un riesgo para la estabilidad de precios que requiere un "seguimiento atento", "sobre todo en vista de la mejora de la situación económica y del fuerte dinamismo del mercado de la propiedad en muchas partes de la zona del euro".