La batalla energética

Eon recurrirá ante Industria porque considera injustificadas las condiciones

A pesar de que Eon no había recibido el viernes por la mañana la decisión oficial de la CNE, la empresa alemana sí se apresuró a comunicar que no veía 'justificación alguna' para estas condiciones y que 'se reserva todas las acciones legales a su alcance'. La primera medida que ya ha puesto en marcha es la redacción del recurso de alzada que presentará ante el Ministerio de Industria para intentar suavizar dichas condiciones.

La propia presidenta de la CNE, Maite Costa, ya daba por sentado que Eon 'tiene derecho a presentar un recurso de alzada ante el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio' contra la resolución del órgano regulador, y que hay un mes de plazo a contar desde el día siguiente a la recepción oficial.

Y aunque Eon aseguraba el viernes a primera hora que aún no había recibido más que una 'notificación verbal' sobre 'algunos puntos clave de la decisión de la CNE' y que no poseía por escrito la notificación, el grupo alemán ya avanzaba que se 'reserva todas las acciones legales a su alcance'.

De hecho, ya ha dado órdenes a sus gabinetes jurídicos para que preparen el recurso de alzada ante Industria con el objetivo de suavizar las condiciones impuestas por la CNE, según fuentes del sector. Esto, sin embargo, no garantiza que el ministerio que aún dirige José Montilla vaya a cambiar dichas condiciones. O, al menos, que lo vaya a hacer sustancialmente.

ENDESA 21,98 0,27%
NATURGY 19,22 -0,34%

Si la decisión de Industria no satisficiera a la empresa alemana, todavía podría recurrir ante la Audiencia Nacional, ya que la ley establece esta vía como mecanismo para recurrir cualquier dictamen de la CNE. En todo caso, el Consejo de Ministros deberá ratificar las condiciones del regulador.

El otro escenario posible es que Eon aceptase, sin más, las condiciones del regulador y que comunicara a la CNMV su decisión de lanzar la opa asumiendo los condicionantes de la CNE que, por otra parte, son bastante parecidos a los que el regulador impuso en su momento a Gas Natural.

Esto, sin embargo, es poco probable ya que Eon dejaría entrever una satisfacción con la situación que podría, entre otras cosas, disparar el valor bursátil de Endesa.

De cara a los inversores, la alemana se ha encargado de transmitir su descontento con el dictamen, aunque cabe la duda de si se trata de un descontento real o de una maniobra para sujetar el valor. Todo ello sin contar, los pactos que en altas instancias se hayan podido acordar.

Además, cabe otra posibilidad añadida y es que la empresa que preside Wulf Bernotat acepte las condiciones del regulador e inicie, paralelamente, el proceso de recurso ante Industria. Lo que queda descartado es que Eon vaya a rechazar totalmente las imposiciones de la CNE y retire su opa sobre Endesa. De hecho, en la nota emitida el viernes señala que 'está totalmente comprometida con la adquisición y cree que la operación beneficiará a todos los grupos de interés, clientes, empleados y accionistas, así como a la economía española en general'.

También aparece muy difusa en el horizonte la probabilidad de que Eon y Gas Natural compitieran en una puja en sobre cerrado por el control de Endesa. Para ello, no sólo se tendría que despejar el camino de Eon en la CNMV con la consiguiente presentación y aprobación del folleto, sino que también tendría que seguir viva la opa de la catalana. Este supuesto tiene muy pocos visos de viabilidad ya que, además de contar con el beneplácito de Endesa para levantar las medidas cautelares sobre la opa, habría que ver si el Tribunal Supremo acepta esa propuesta.

Una de las opciones que se apuntan en el sector es que la gasística retire su oferta, haciendo desaparecer así la maraña de problemas legales que pesan sobre la operación y, opte a la compra de parte de los activos de Endesa que Eon se verá obligada a vender.

Solbes afirma que ha primado el interés por garantizar el suministro

El vicepresidente económico, Pedro Solbes, elogió el viernes tras el Consejo de Ministros el papel desempeñado por la Comisión Nacional de la Energía (CNE) en el examen de la opa presentada por Eon sobre Endesa. En su opinión, la CNE 'ha hecho el trabajo que tenía que hacer', pues 'ha intentado, lógicamente, cumplir todas sus obligaciones, desde el punto de vista de la legalidad nacional y de la legalidad comunitaria'. El vicepresidente recordó que desde este último punto de vista, cualquier tipo de decisión sobre esta operación empresarial descansa en el criterio 'de garantizar la seguridad del abastecimiento energético'. 'Soy consciente de que éste es un concepto opinable', comentó Solbes a los periodistas, 'pero el trabajo que había que hacer es el trabajo que se ha hecho', enfatizó.

Un periodista puso en boca del PP la afirmación de que tras el dictamen emitido por la CNE, España se ha convertido en una especie de 'coto de caza' para las multinacionales extranjeras. El vicepresidente le respondió remontándose a la etapa en la que Endesa era todavía una empresa pública. 'Para coto', dijo, 'el que el propio Gobierno del PP fomentó en su día cuando hizo una privatización muy mal hecha de algunas empresas españolas, sin poner en marcha la regulación del sector energético'. 'Ese es el problema que tenemos para mejorar la situación en este momento', añadió. 'Pusimos en marcha un sistema de privatización sin que exista regulación en temas de seguridad energética ni de ningún otro tipo'.

Pocas horas después de que la presidenta de la Comisión Nacional de la Energía, Maite Costa, expusiera públicamente las condiciones impuestas a Eon para hacerse con Endesa, el responsable de Economía del PP, Miguel Arias Cañete, señalaba que estas condiciones 'no tienen precedente en España'.

A su juicio, 'la Comisión Nacional de la Energía nunca ha obligado a vender activos individualmente determinados por motivos de seguridad de suministro' y 'resulta curioso que los activos que se individualizan sean, exactamente, aquellos en los que tenía interés Gas Natural'.

Según el criterio del responsable de Economía del PP, 'no tiene sentido económico desguazar una compañía como Endesa y obligarle a vender más de la tercera parte de su capacidad instalada, ni tampoco obligarla a ceder la gestión de las centrales nucleares, pues esto no garantiza per se mayor seguridad de suministro, sino todo lo contrario'.

Tanto el líder del PP, Mariano Rajoy, como Arias Cañete prevén que las condiciones impuestas por la CNE al grupo Eon sean cuestionadas por la Comisión Europea. Cañete argumentó que la comisaria de Competencia, Neelie Kroes, tiene facultades delegadas por el plenario de la Comisión 'para actuar en base al artículo 21 del Reglamento de Concentraciones'. Eon dejó el viernes en el aire la posibilidad de recurrir ante Bruselas.

Bruselas aguarda la decisión de la alemana

Entre el abanico de posibilidades que tiene ante sí la alemana Eon está la opción de recurrir ante las autoridades europeas de la competencia aquellas condiciones de la Comisión Nacional de la Energía que no le satisfagan. Esta vía, de momento, parece poco probable, ya que si decidiera entrar en esta dinámica correría el riesgo de perder el control de la operación, además de entrar en un terreno político que se alejaría de cualquier tipo de pacto que se pudiera haber alcanzado.

Por su parte, la Comisión Europea no ha expresado, por ahora, ninguna opinión. En todo caso, si interviene alguien sería la comisaria de la Competencia, Neelie Kroes, aunque lo más probable es que espere a ver qué decisión toma la alemana.

Aunque Kroes puede actuar a instancias de Eon, también lo puede hacer de oficio. Este segundo caso, sin embargo, resulta menos verosímil porque resultaría extraño que la CE fuera a emprender acciones para garantizar la competencia con la opinión en contra de la empresa compradora y chocando de frente, además, con los gobiernos español y alemán.

Esta inhibición, no obstante, se puede considerar también como una pérdida de poder o un debilitamiento de las atribuciones de la CE.

En todo caso, la próxima semana será definitiva para conocer exactamente cual es el mensaje político que se lanza desde Bruselas.

El otro marco de actuación está en la Comisión del Mercado Interior que en su momento abrió un expediente a España por introducir cambios en la ley para salvaguardar la opa de Gas Natural y excederse en sus atribuciones. Esta vía, sin embargo, no preocupa demasiado al Gobierno español que sí mira con más atención a Competencia.