Desarrollo profesional

Muchos fondos para formación se pierden

La Agrupación de Empresas Garben nace con la idea de gestionar y asesorar a las empresas sobre los cursos.

El Estado ofrece a todas las empresas, a través del nuevo modelo de formación continua que se estableció a partir del año 2004, una serie de fondos destinados a la mejora del desarrollo profesional de sus trabajadores. La Fundación Tripartita para la Formación en el Empleo (FTFE) es la entidad estatal encargada de impulsar y coordinar la ejecución de las políticas públicas en materia de formación. Esta organización incluyó entre sus propuestas, con la intención de facilitar a las compañías el uso de los fondos, la posibilidad de que las empresas se agrupasen en torno a un ente organizador para hacer más sencillo el acceso a los fondos.

Siguiendo estas pautas, la compañía Garben, especializada en servicios de informática y que trabaja fundamentalmente en las áreas de consultoría informática, proyectos informáticos y formación, creó la Agrupación de Empresas Garben con el objetivo de gestionar el dinero que el Gobierno destina cada año a formación en las distintas empresas y que se establece en función de lo que la compañía cotizó el año anterior.

Con esta iniciativa, Garben pretende facilitar el acceso a la formación a las pymes, dado el poco uso que hacen de este derecho. Según fuentes de la empresa, sólo el 5% de las compañías de 1 a 5 trabajadores disfrutan de estos fondos destinados a formación, frente a un 75% de las de más de 1000 trabajadores. Destaca el dato que establece que el 85% de las empresas españolas tienen nueve trabajadores o menos; en cambio las empresas de más de 250 trabajadores constituyen sólo un 0,3%.

Desperdiciados

Las principales razones por las que muchas empresas no utilizan el dinero que la FTFE pone a su alcance suelen ser, según Manuel Garrido, presidente de Garben, que 'la mayoría no conocen el derecho que tienen a acceder a ellos, otras compañías porque les parece un proceso demasiado complejo. Además el dinero no se puede guardar de un año para otro, por lo tanto si no se utiliza se pierde'.

La Agrupación de Empresas Garben cuenta en la actualidad con más de 100 compañías asociadas entre las que suman más de 15.000 trabajadores. Para formar parte de esta asociación, lo único que habría que hacer sería firmar un contrato de adhesión que no implica ningún coste inicial. Una vez que la entidad vaya gestionando los fondos de la empresa participante y se realicen los cursos pertinentes, la asociación recibe una parte de los fondos que son considerados como gastos de gestión.

Cada compañía, independientemente de su tamaño, actividad o ubicación puede planificar sus necesidades de formación, seleccionar los contenidos y determinar el periodo en que quiere que sus trabajadores accedan a ella. Una vez finalizada la formación, la propia empresa puede descontar la cantidad correspondiente del importe de los gastos de formación de las cotizaciones a la Seguridad Social el mes posterior a la finalización del plan formativo.

Garrido destaca también que uno de los problemas más usuales de la formación en las pymes es la dificultad que tienen para encontrar unos planes adecuados para el desarrollo profesional de sus trabajadores y provechosos para la empresa. 'Hay que diseñar una formación interesante o la gente no estará dispuesta a hacer los cursos, en este sentido es muy importante trabajar la imaginación', asegura el presidente de Garben.

El conocimiento más solicitado

Las empresas adaptan los cursos de formación continua a sus necesidades dependiendo fundamentalmente del sector en el que se encuentre, la estructura de la organización, las áreas de trabajo en que se divide y el número de trabajadores que posee. El presidente de Garben, Manuel Garrido, afirma que la formación más común entre las empresas de la Agrupación suele ser aquella que pretende mejorar el trabajo en equipo, temas relacionados con la motivación de los empleados o la ofimática.

Por su parte, el barómetro de la formación publicado recientemente por Aprendemas.com, establece que durante el primer semestre de 2006 el curso más solicitado por los usuarios de aprendemas.com y mastermas.com fue el de energía seguido por inglés, SAP, informática y profesor de autoescuela.

Las categorías más demandas fueron los máster especializados seguidas de Empresa y Economía, Formación Profesional, Idiomas y por último, Gestión.

La modalidad de estudiar a distancia destaca considerablemente sobre las demás. Según un reciente estudio sobre la Demanda Internacional de Másters y Formación de posgrado online en lengua española, realizado por el Instituto Universitario de Posgrado, ésta ha sufrido un retroceso durante los últimos años, derivándose hacia los programas ejecutivos y la formación a distancia, sobre todo a través de Internet. Cada vez más, los profesionales no quieren dejar su trabajo durante dos años y buscan programas que se adecuen a su agenda y, cada vez más, se cursan en español.

El perfil del alumno de un MBA online en español corresponde a un hombre, de 36 años, con estudios universitarios en la rama de Empresa y con más de 5 años de experiencia profesional.