Klaus Jacobs

'Adecco debe ser una agencia de servicios profesionales'

Hizo su fortuna en la industria del chocolate suizo. Tiene 69 años y en un año dejará la presidencia del grupo franco-suizo, el mayor del mundo de trabajo temporal. Pero antes ampliará sus competencias

Tomó las riendas en solitario de Adecco en 2005, compañía que creó con su socio Philippe Foriel-Destezet hace una década, tras la fusión de la suiza Adia y la francesa Ecco. Esta entrevista se realizó en Oviedo, tras su participación en el I Congreso Europa-Iberoamérica sobre Responsabilidad Social Corporativa, organizado por el Club de Sostenibilidad y la Alianza Sumaq. Y apunta a que dentro de un año dejará la compañía. Cree que su sucesor, si lo aprueba el consejo, será el actual consejero delegado de la empresa tecnológica suiza ABB, Jürgen Dormann.

Desde hace casi un año preside la mayor compañía de trabajo temporal del mundo, ¿qué objetivos tiene a medio plazo?

El cambio más dramático que observo está relacionado con la demografía. España, por ejemplo, está a la cola en cuanto a aumento de la natalidad, y eso es preocupante porque en 2025 será el país más viejo de Europa, tal vez del mundo. Eso requiere que quien dirige una compañía tiene que estar alerta y darse cuenta de que este hecho va a influir en un futuro en su organización. Los directivos, al contrario de lo que hacen los políticos, que trabajan de cara a los siguientes cuatro años de ser elegidos, deberíamos tener un horizonte de trabajo como mínimo de diez años. No se puede trabajar con plazos cortos. Y los ejecutivos debemos mirar por el futuro y la supervivencia de la compañía. Es nuestra misión. Y mi objetivo es precisamente sentar las bases para que la compañía pueda seguir trabajando en los próximos años.

¿Cuáles son esos pilares sobre los que se debe asentar Adecco en los próximos años?

Hemos iniciado dos líneas nuevas de trabajo. Por un lado, pretendemos aumentar nuestra actividad en el sector profesional, debido a que en los próximos años vamos a tener una población con una cualificación mucho más diversificada. Y, por otro, queremos llevar a Adecco a ser una institución centrada no sólo en buscar empleo a la gente, si no también en ayudarles a aumentar su capacidad profesional. Queremos acompañarles a lo largo de su trayectoria, ayudarles a aumentar sus competencias, pero no sólo profesionales, sino de vida.

En España hay un debate abierto sobre la conciliación laboral, y las empresas y el Gobierno empiezan a poner en marcha planes para favorecer el equilibrio entre vida personal y profesional.

Es una lástima que los trabajadores sean tan exigentes. Y los Gobiernos deberían ocuparse de educar a sus ciudadanos y no tomar el papel que le corresponde a los sindicatos, en este sentido. Los asuntos relacionados con el trabajo deberían ser gestionados por las empresas con el menor intervencionismo posible de los Estados. Y es algo que sucede no sólo en España. En todo el mundo, el Estado interviene demasiado en los temas de desempleo, y no debería hacerlo. De esos temas deben ocuparse las empresas y los empresarios.

¿Por qué las empresas de trabajo temporal tienen tan mala imagen?

Creo que las agencias que prestan este tipo de servicios deberían hacer bien las cosas, tener un código de conducta intachable. Las compañías de mayor tamaño sí que tenemos este código y lo seguimos de manera firme y clara. Nuestra intención es dejar de ser empresa de trabajo temporal y pasar a ser una agencia de servicios profesionales, una institución donde además se aprenda. No creo que el trabajo temporal no sea bien recibido, porque en todos los países está aceptado. Lo que sí creo es que debemos ofrecer algo más que empleo. Nosotros tenemos 7.000 sucursales en todo el mundo y trabajamos de ocho de la mañana a seis de la tarde, por ejemplo. Lo que queremos ahora es tener abiertas esas oficinas todo el día para ofrecer otros servicios a la gente que trabaja y quiere seguir aprendiendo. Las oficinas de Adecco tienen que ser como una iglesia. ¿Por qué vamos a tener las puertas cerradas si la gente quiere venir a vernos?

¿Es una forma de seguir ligado al cliente, al empleado, aun cuando consiga un contrato indefinido?

Un trabajador temporal es un asociado para siempre. Porque hoy trabaja en un banco o en una empresa, mañana en otro banco o en una aseguradora. Y queremos acompañarle en esa trayectoria, sobre todo a las mujeres, que juegan un papel importante en la fuerza laboral. Es por todo ello que no deben existir leyes que limiten nuestra gestión. El Estado debe procurar unas reglas de juego y luego son las empresas, los actores, las que las desarrollan. Eso debe generar competitividad. Las empresas de trabajo temporal estamos más cerca del mercado laboral, con los empresarios, de lo que lo están los Gobiernos y las agencias estatales de empleo. Estamos más cerca de los trabajadores que las agencias estatales.

'Vamos a comprar alguna compañía que convenga a nuestro crecimiento'

Klaus Jacobs afronta las cuestiones con valentía, a pesar del escaso tiempo del que dispone. No elude tampoco hablar del escándalo contable que vivió Adecco hace dos años. La compañía prefiere utilizar un término más suave como 'debilidades' contables detectadas en las cuentas de la división estadounidense de la compañía, y que se llevó por delante a su presidente, John Bowmer.

Según Jacobs, la manera de afrontar una crisis de este tipo es enfrentándote a ella y sentando las bases para que todo esto no vuelva a suceder. 'Hay que tener un régimen financiero y contable sólido, unos principios sobre los que trabajar. Y después hay que entrenar a la gente para que sepa y comprenda todo lo que tiene que hacer'.

Y añade que todo ejecutivo debe tener voluntad de educar a la gente, pero sobre todo de dar ejemplo al resto de la compañía'. Sobre este tema que salpicó a la organización, el presidente de Adecco fue un poco más allá y aseguró que la marca sólo se resiente si no se ataja el problema.

'En una situación de crisis hay que saber curar la enfermedad, y si no se puede atajar la dolencia con los medios que se tienen, entonces conviene buscar a otra persona para que lo haga'. Y siguiendo con los planes de la compañía, entre los objetivos de Adecco en España, debido a que a partir de 2007 tienen previsto que el 50% de las ganancias provengan de negocios distintos al tradicional, el trabajo temporal, estudian la compra de una empresa de formación y selección. 'Vamos a comprar algo que nos convenga para nuestro crecimiento'.