Tributos

Los ingresos de las comunidades crecen el triple que los del Estado

Los ingresos obtenidos por las comunidades autónomas a través de los tributos que recaudan ellas mismas están creciendo a un fuerte ritmo del 21,6%, tres veces por encima del 7,4% de aumento de los impuestos estatales. En esta evolución cobran importancia las figuras tributarias ligadas a la vivienda que están permitiendo una recaudación extra a los Ejecutivos autónomos.

Los últimos datos sobre financiación autonómica los aportó ayer el secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña. Se trata de la liquidación del año 2004, ejercicio que se tomará en cuenta para la próxima reforma del modelo de financiación regional, de la que el Gobierno se ha comprometido a elaborar una propuesta oficial en otoño. En 2004, las comunidades obtuvieron del sistema 86.290 millones de euros, un 9,9% más que un ejercicio antes. De ese total, quedaban aún por liquidar a fecha de hoy, 4.239 millones de euros, según Ocaña.

El 80,4% de esos 86.000 millones los han obtenido las comunidades del Estado central a través de los impuestos que comparten con él (IRPF, IVA y especiales) y las transferencias que reciben. El 19,6% restante (unos 16.891 millones) deriva de los tributos recaudados por ellas mismas.

Ocaña destacó, sobre todo, el espectacular aumento de la recaudación por el impuesto de transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados, ligado a la compraventa de viviendas, que creció un 26,8% en el último ejercicio computado, hasta los 12.455 millones de euros. La mayoría de las comunidades tienen situado el tipo de gravamen de transmisiones patrimoniales en el 7%, el máximo permitido lo que, sumado al aumento de ritmo de compraventas, arroja un caldo de cultivo ideal para maximizar la recaudación del tributo.

Sólo Madrid y Baleares tienen ingresos para autofinanciarse. La Comunidad Valenciana y la madrileña son las que más elevan sus recursos aunque también la población

Fondo de renta redistributivo

A pesar del aumento de los tributos recaudados por las comunidades, el sistema vislumbra las limitaciones que tienen la mayoría para cubrir sus gastos. Así, sólo Madrid y Baleares tienen recursos para autofinanciarse. El resto tiene que recurrir al llamado 'fondo de suficiencia' previsto en el modelo para hacer frente a sus necesidades no cubiertas con los ingresos ordinarios. En 2004 ese fondo de suficiencia (nutrido con las aportaciones del Estado y lo sobrante por Madrid y Baleares) alcanzó los 25.300 millones de euros, de los que Andalucía recibió 6.961; Galicia, 2.843; y Canarias, 2.504 millones.

Quien gana, quien pierde

Visto lo visto, Ocaña indicó ayer que son Madrid, Comunidad Valencia y Murcia las comunidades en donde se ha registrado un mayor incremento de sus recursos por el actual sistema de financiación. Concretamente, desde 1999 y hasta el último año liquidado (2004) , Madrid ha elevado un 64,6% sus recursos totales sobre el punto de partida; Murcia lo ha hecho en un 57,4%; y la Comunidad Valenciana, un 58,2% (ver gráfico) mientras que la media nacional se encuentra en el 51,8%. No obstante estos porcentajes deben ser matizados, ya que estos territorios también son en los que más se ha elevado la población, con lo que han aumentado sus necesidades de gasto. El aumento de población juega a favor y en contra de los recursos regionales. A favor, porque permite un mayor dinamismo de los impuestos obtenidos por ellas, y en contra, porque generan mayores costes en las competencias asumidas, sobre todo, la educación y la sanidad.

Anticipo de 3.000 millones a cuenta de Hacienda

Ocaña anunció ayer la puesta a disposición, a partir de este mes, de 3.000 millones de euros en conjunto para las comunidades que lo soliciten, en concepto de 'anticipo a cuenta' de los impuestos cedidos este año por el Estado central.

Este anticipo es posible gracias al acuerdo llegado en la II Conferencia de Presidentes de septiembre (a la que asistió el presidente Zapatero y los jefes de los Ejecutivos regionales de las 17 comunidades) para aproximar en el tiempo su financiación con el incremento de recaudación que pueda producirse respecto a los tributos cedidos. De hecho, en septiembre, las comunidades se quejaron de que el Estado tarda más de dos años en liquidarles los ingresos por impuestos a los que tienen derecho en un ejercicio concreto, por lo que se repercute en su financiación. Por eso se acordó la posibilidad de que las comunidades pudieran elevar cuatro puntos (desde el 98% al 102%) el dinero que reciben a cuenta sobre lo previsto (normalmente la recaudación real supera lo estimado). Gracias a ello, las comunidades recibirán esos 3.000 millones ahora y no en julio de 2008, cuando les correspondería.

Estatutos y financiación

Ocaña aprovechó ayer para recalcar que las reformas de los estatutos de autonomía que se están tramitando no deben 'poner condiciones' sobre el nuevo modelo de financiación autonómico que se negociará en breve. 'Los que introduzcan rigideces o prejuzguen el sistema deberán ser adaptados', dijo.

El proyecto de estatuto balear, en trámite, reivindica una inversión del Estado de 3.000 millones de euros durante diez años con el fin de paliar el déficit histórico de infraestructuras en el archipiélago.