æscaron;ltima

Google, condenado a pagar 300.000 euros a Louis Vuitton

Un tribunal parisino confirma la multa al buscador por infringir los derechos de marcas de LVMH

La dura lucha de las marcas de lujo contra la falsificación llega a la red. En esta ocasión, es el popular buscador de Google el que se lleva el golpe. Ha perdido una importante batalla legal en Francia frente a al grupo Moët Hennesy Louis Vuitton (LVMH). Google tendrá que pagar 300.000 euros a la compañía dueña de enseñas como Louis Vuitton, Loewe o Moët Chandon por infringir sus derechos sobre las marcas y romper las reglas de la competencia con su servicio de anuncios, según la sentencia dictaminada por un tribunal de apelación francés.

El Tribunal Central de París respaldó ayer una resolución de febrero de 2005. El grupo demandó al buscador por permitir que otras empresas utilicen marcas registradas propiedad de Louis Vuitton, como Vuitton o LV, como palabras clave de sus anuncios en el buscador. Los resultados de la búsqueda en Google permitían a los vendedores de productos Vuitton falsos aparecer junto a los comerciantes legítimos, según Vuitton.

El servicio de Google AdWords despliega, junto a los resultados de búsqueda, en su columna de enlaces patrocinados a la derecha de la pantalla, anuncios pagados tras una subasta al mejor postor. LVMH, la mayor empresa del mundo de productos de lujo, argumentó que los anuncios incumplían los derechos de marca, son falsificaciones y van contra las leyes de la publicidad.

GOOGLE 101,28 -0,17%

'Louis Vuitton busca ejercer con determinación su lucha contra los falsificadores, especialmente en internet, para proteger su marca y los intereses de sus clientes', señala el grupo en un comunicado. El buscador 'tiene prohibido usar las marcas de Louis Vuitton en todas las extensiones de su página accesibles desde Francia', según el mismo comunicado. También debe quitarlos de google.com, según declaró un responsable de LVMH a Bloomberg.

Google ya había suprimido en su versión francesa todos los anuncios que aparecían con Louis Vuitton como palabra clave, pero no eran de la empresa, informaba el lunes el diario International Herald Tribune.

El buscador deberá desembolsar, además de la multa de 300.000 euros, 60.000 euros para pagar los costes del proceso y una sanción de 15.000 euros que le impuso el tribunal de primera instancia por esta causa. Google también tiene que difundir los detalles de la sentencia en cuatro publicaciones.

El caso de LVMH es uno más de las varias batallas legales sobre protección de marcas contra Google. La empresa interpreta la demanda como un desafío a su práctica de vender anuncios por palabras clave, una fuente de ingresos ingeniosa y muy importante para la compañía.

En marzo de 2005, el buscador de internet tuvo que pagar 75.000 euros a Luteciel y Viaticum, dos agencias de viajes, por aceptar pagos de empresas competidoras a cambio de colocar sus anuncios con la palabras registradas por las demandantes. En enero de 2005, un tribunal francés dictaminó que Google infringió la marca registrada de Le Meridien Hotels al autorizar a compañías de la competencia pugnar por su nombre y aparecer en los enlaces patrocinados.

'La conclusión que se desprende de todas estas sentencias es que Google desvía a los clientes y los redirige hacia bienes y servicios ofrecidos por la competencia', explica Jean-Philippe Bresson, abogado en la consultora Inlex, con sede en París, a Bloomberg. 'El sistema de Google no encaja en la actual legislación francesa', concluye el letrado.