Debate interno

Los 25 mantienen discrepancias internas sobre su postura agraria en la OMC

La Unión Europea (UE) se sumió ayer en un debate interno de hasta dónde está dispuesta a llegar para reducir los subsidios a la producción agraria, en el comienzo de las negociaciones en Ginebra de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Las diferencias se pusieron de manifiesto después de que el Comisario de Comercio, Peter Mandelson, quien se había reunido previamente con los ministros de Comercio europeos, dijo que los Veinticinco estaban dispuestos a reducir los subsidios agrarios si otros países hacían otras concesiones. Pero tanto Francia como Austria rechazaron esa posibilidad.

Mandelson declaró que Europa estaba dispuesta a acercarse a recortes del 54% en limitados niveles de tarifas tal y como exige el G-20, el grupo de países en vías de desarrollo, porcentaje muy inferior al 66% propuesto por EE UU. La UE había ofrecido previamente reducir las tarifas a los productos agrícolas en un 39%.

'Sería un gran error sugerir una ulterior apertura del acceso al mercado', dijo el ministro de Agricultura de Francia, Dominique de Bussereau. 'Eso es una trampa, y queremos asegurarnos de que la Comisión no caiga en esa trampa'. Por su parte, Christine Lagarde, ministra de Comercio d e Francia, recordó que Mandelson carecía de autorización para mejorar la oferta formulada previamente por la UE.

El ministro de Agricultura de Austria declaró que aceptar la propuesta del G-20, liderado por Brasil e India, 'no es posible para los agricultores de la UE'.

La ministra de Agricultura y Pesca, Elena Espinosa, demandó que los temas pesqueros también se contemplen en el acuerdo comercial multilateral dentro del capítulo de bienes no agrícolas e industriales. Además, solicitó que EE UU haga esfuerzos similares por lo que respecta a sus ayudas agrícolas a los que hizo la UE con las reformas del algodón, el aceite de oliva o la más reciente del azúcar.