Barómetro del CIS

A los españoles cada vez les preocupa menos el terrorismo

A los españoles hoy les preocupa más el paro, la inmigración y el acceso a la vivienda que el terrorismo. No ocurría lo mismo hace un año. Según el barómetro del Centro de Investigaciones Sociales (CIS) de mayo de 2005, el terrorismo y ETA estaban entre las situaciones más graves del país para el 42% de los ciudadanos, y se ubicaron como la segunda mayor inquietud que asolaba España, solamente después del paro.

Un año después, el terrorismo ha bajado al quinto lugar en la lista de inquietudes de los españoles. Según la última encuesta del CIS correspondiente a mayo, ETA intranquilizaba a un 19,6% de los consultados.

El terrorismo está ampliamente superado por el paro, pero también por la inmigración, que preocupa al 46,3% de los consultados. La inseguridad ciudadana es un tema que hace un año no tenía tanta relevancia y hoy quita el sueño al 28% de los ciudadanos.

Según revela la encuesta, los asuntos económicos y los que aparecen en el día a día son los que más molestan a los españoles. Así, respecto a los problemas que afectan de manera más personal a los ciudadanos, el paro y los de índole económica comparten la primera posición (son mencionados por el 26,4% de los encuestados), seguidos de la vivienda (25,4%), la inseguridad ciudadana (21,9%) y la inmigración (17,7%).

Uno de cada cinco encuestados señala que el acceso a la vivienda es el tema en el que habría que hacer mayores esfuerzos por resolverlo, seguido de las desigualdades sociales, la situación económica, la seguridad ciudadana, la inmigración, y el paro.

Si el terrorismo ha perdido puestos entre los temores de los españoles, el pesimismo con respecto a la economía ha ganado espacio en el último año. Son cada vez más las personas que piensan que la situación económica va a ser peor dentro de un año.

En mayo de 2005, el pesimismo con respecto a la economía alcanzó a un 27%, mientras que en mayo de 2006 era ya el 31% de los encuestados el que respondió que la economía sería peor dentro de un año.

Por otro lado, el 47,4% aseguró que la situación económica no variaría y diez de cada cien dijeron que iría a mejor, frente a los 14 que se mostraron completamente optimistas en mayo de 2005.

Con respecto a la situación económica en el presente, el 25,8% de los españoles opina que es 'mala' o 'muy mala' frente al 23,3% que cree que es 'buena' o 'muy buena' y un 48,7% que la califica como 'regular'.

El pesimismo también está presente en las percepciones con respecto a la política. El 31,6% respondió que la situación política de España en la actualidad es 'mala' o 'muy mala'. El 17,7% de los consultados aseguró que es 'buena' o 'muy buena', y el 42,4 la calificó de 'regular'.

Son mayoría los españoles que piensan que dentro de un año, la situación política será 'igual' (el 50,3%). Será 'peor' para el 21% y 'mejor' para el 12,2%.

El 56,7%, a favor del copago en la dependencia

El 56,7% de los españoles respalda el copago, en función de la renta, como fórmula para sufragar la atención a las personas dependientes, y la gran mayoría, el 88%, apuesta por reconocer la labor del cuidador familiar como un empleo, con derecho a salario y Seguridad Social.

Estos son resultados del barómetro del CIS, que preguntó sobre la asistencia a discapacitados y dependientes y sobre el proyecto de ley sobre Dependencia.

La mayoría, el 66%, cree que el Estado debe ser el responsable del bienestar de todos, mientras que un 21% que solo debe hacerse cargo del bienestar de los más desfavorecidos.

En general, los españoles consideran que la protección del Estado es muy escasa y que quienes más se benefician de ella son los inmigrantes, que para el 43,6% de los ciudadanos reciben 'mucha' o 'bastante' protección. Sólo el 31% cree que las clases medias reciben 'mucha' protección, pero aún por debajo se encuentran los pensionistas, los parados, las mujeres y los jóvenes.