Bolsas Mundiales

Wall Street cae con fuerza por miedo a más alzas de tipos

Las Bolsas mundiales sufrieron ayer un nuevo retroceso, arrastradas por la subida del petróleo y el miedo a subidas de tipos. El euro llegó a subir hasta 1,2979 dólares, el máximo en más de un año, aunque las palabras de Bernanke alertando que no permitirá brotes inflacionistas frenaron el alza.

Inflación y tipos de interés siguen siendo las variables que mueven el mercado. Los analistas tratan de adivinar los próximos pasos de la Reserva Federal estadounidense y ayer no tuvieron buenas noticias. El presidente de la autoridad monetaria, Ben Bernanke, señaló en una comparecencia en la asociación de banca que la Reserva Federal se asegurará de que los últimos repuntes inflacionistas no se mantengan, lo que el mercado interpretó como una señal de más alzas de tipos.

La noticia, conocida después del cierre de los mercados europeos, agravó las pérdidas de Wall Street, donde el Dow Jones cerró con una pérdida del 1,77%, el S&P 500 con una caída del 1,78% y el Nasdaq con un descenso del 2,24%. Pero la subida del precio del petróleo ya pesaba en las Bolsas, tras la amenaza iraní de cortar el suministro de crudo si el país es atacado por Estados Unidos. El precio del barril de Brent llegó a subir más de un dólar, hasta superar los 72 dólares. Concluyó en 71,37.

Los índices europeos reaccionaron con descensos en la mayor parte de los casos. El Ibex 35 cedió un 0,64% y perdió el 11.300 para cerrar en los 11.287,8 puntos. El rebote de ACS (+1,19) y Repsol (+0,18%) evitó descensos mayores.

Movimiento en divisas

En el mercado de divisas la comparecencia de Bernanke también agitó la sesión. El euro llegó a marcar durante la sesión el nivel más alto frente al dólar de los últimos 12 meses. La moneda europea llegó a cambiarse a 1,2979 en la sesión, pero tras el comentario del presidente de la Reserva Federal cayó con fuerza para cotizar a última hora en 1,2918 dólares por cada euro.

De hecho, el descenso más reciente del dólar comenzó el viernes pasado tras la publicación de los datos de empleo estadounidenses, pues la cifra estuvo por debajo de las expectativas y alejaba los temores del mercado a nuevas subidas de tipos en Estados Unidos, porque una economía menos potente permite un mejor control de la inflación. Mientras, se espera que el BCE suba los tipos en la reunión del jueves en Madrid, estrechando el diferencial de intereses entre ambas monedas. La noticia de ayer, no obstante, indica al mercado que la Reserva Federal podrá mantener las alzas de tipos más tiempo del esperado.

Factores que influyen en el mercado de divisas

El diferencial entre los tipos de interés

La subida de los tipos de interés favorece la fortaleza de la divisa a la que se le aplica. El Banco Central Europeo se reúne esta semana para decidir una más que probable subida de tipos, en un entorno cada vez más benigno para la economía europea. Los analistas dan por segura un alza de 25 puntos básicos, e incluso alguno pronostica una subida de medio punto. Si EE UU frena las subidas de tipos, el diferencial se irá estrechando y favorecerá el alza del euro.

La balanza por cuenta corriente

El acusado déficit de la balanza por cuenta corriente estadounidense está afectando al mercado de divisas, por cuanto la Administración norteamericana considera necesario depreciar su divisa frente a otras, en especial asiáticas, para corregir su déficit comercial. Este viernes se publican datos de la balanza comercial de EE UU correspondientes al mes de abril. Las previsiones apuntan a que el déficit podría ahondarse todavía más, lo que perjudicaría al dólar.

Los bancos centrales asiáticos

Los bancos centrales asiáticos y, en especial, el de China han estado comprando dólares con fuerza en los últimos meses y han mantenido sus divisas artificialmente depreciadas para favorecer a sus exportaciones. Un cambio gradual en la actitud de las autoridades chinas favorecerá la depreciación del dólar. Sin embargo, China no quiere dejar flotar libremente su moneda, el yuan, de manera brusca, sino que lo está haciendo de forma paulatina.