Software

Cinco compañías se alían para intercambiar patentes de Linux

Los cinco principales proveedores de soluciones de código abierto se han puesto de acuerdo para compartir tecnologías y evitar litigios por infringir copyrigths. El resultado es la Open Invention Network (OIN), que pretende proteger Linux frente al modelo propietario y darle un nuevo soporte que impulse aún más su crecimiento.

Cuando todo el mundo pensaba que el software de código abierto y las patentes eran términos contradictorios surge la OIN, una iniciativa de IBM, Red Hat, Novell, Philips y Sony para compartir sus tecnologías relacionadas con Linux y evitar litigios relacionados con el copyright.

'Hay varias amenazas sobre Linux, y una de ellas son las patentes. Estas cinco empresas se quieren proteger: si no tienen su propio portafolio de patentes puede apropiarse de ellas cualquier otra compañía', explica Jerry Rosenthal, consejero delegado de la OIN, quien asegura que esta asociación se está adelantando a un problema, 'que es potencial, aún no existe'.

La OIN, abierta a la entrada de nuevos socios, va a seguir un procedimiento diferente al del resto de los sistemas de patentes. Todas las compañías que formen parte de esta red compartirán sus tecnologías con un sistema de licencias para evitar el tradicional modelo de delegaciones, que pasa por un pago de copyrights. Además, todos los miembros de la OIN se comprometen a no llegar a los tribunales por temas de patentes. 'OIN implica no usar las patentes propias en contra del entorno de Linux', añade Rosenthal.

La OIN está convencida de que entrar en el modelo de patentes es una garantía para asegurar la perdurabilidad de Linux frente a los sistemas propietarios. 'OIN quiere asegurar la convivencia del modelo de código abierto con el software propietario, y que las patentes no sean un inhibidor del éxito de Linux', asegura Rosenthal, quien mantiene que tiene que ser el mercado, el único factor que determine el éxito o el fracaso de los dos modelos de entender el software.

La OIN no tiene un objetivo económico directo, más que el de hacer que las soluciones de Linux sigan creciendo y mostrar que cuenta con un respaldo sólido e importantes inversiones de empresas reconocidas. 'Si logramos quitar la amenaza de las patentes y proteger a Linux, haremos que el negocio de todos nuestros socios crezcan', concluye.

La puesta de largo del código abierto

La OIN cree que va a jugar un papel fundamental para que las empresas se tomen definitivamente en serio las soluciones de código abierto. 'Es un sistema que asegura que hay empresas muy serias detrás invirtiendo en estas tecnologías y que quieren hacer que sigan evolucionando', opina Rosenthal, que huye de identificar Linux con la imagen de jóvenes altruistas colaborando en la red y prefiere pensar en el negocio.

IDC estima que las instalaciones comerciales de Linux aumentan un 25,9% al año. La consultora calcula que Linux movió un negocio de 20.000 millones de dólares en 2005 y que llegará a los 40.000 millones en 2008. 'Ya no es un sistema sólo para las administraciones o las universidades, Linux se está implantando en todos los sectores, desde el financiero al sanitario porque da más libertad', concluye Rosenthal.