Solidaridad

El videojuego 'Food Force' conciencia sobre la ayuda humanitaria

La isla de Sheylan ha sufrido el desastre de la sequía y de la guerra civil. La gente ha tenido que huir. Tu tarea es pilotar un helicóptero y contar cuántas personas necesitan ser alimentadas. Es una carrera contrarreloj'. Este es el inicio de una misión a la que se enfrenta un nuevo participante del videojuego Food Force. Ni violencia ni sexo ni muerte, alimentos. Los jugadores de Food Force tienen como objetivo ayudar a las Naciones Unidas a paliar las crisis humanitarias mundiales.

Esta clase diferente de videojuego fue lanzado por el Programa Mundial de Alimentos (PMA), organismo perteneciente a la ONU, en abril de 2005, como una descarga gratuita (www.food-force.com). Estaba destinado a concienciar a los jóvenes sobre el problema del hambre en el mundo y lo que hacen las organizaciones humanitarias para combatirlo. 'Queremos que aprendan que el problema del hambre nos concierne a todos', explica Alejandro Chicheri, portavoz del PMA para España, América Latina y el Caribe. En menos de una semana, se habían efectuado 750.000 descargas. Apenas cumplido el año, Food Force tiene ya cuatro millones de adeptos en cerca de 200 países.

Durante el juego, los participantes conocen a Carlos Sánchez, jefe del equipo de emergencia del PMA, Joe Zaki, experto nutricionista o Rachel Scott, responsable de logística. Son los personajes que explican y guían a los jugadores por las distintas misiones. Los chavales tendrán que lanzar alimentos desde helicópteros, conducir un convoy humanitario por un campo minado o calcular las raciones de comida con unos límites de dinero y nutrición.

Sin embargo, de momento, Sánchez, Zaki y Scott sólo hablan inglés, japonés, italiano y polaco. Actualmente el videojuego ya se está traduciendo al árabe, chino, francés, griego, hindú y húngaro. ¿Y en español? El PMA espera poder realizar pronto una versión en este idioma orientada al creciente mercado de los videojuegos en España y Latinoamérica, donde el PMA asiste a más de seis millones de personas cada año.

Para la versión española, la organización ya tiene el compromiso de la actriz Penélope Cruz. 'Ya ha hecho varios anuncios de nuestros proyectos y quiere participar en éste. Aún no sabemos si doblará al personaje de Rachel Scott o narrará el juego completo', explica Chicheri.

Más que voces famosas para el lanzamiento de Food Force en español, lo que se necesitan son empresas que quieran participar desinteresadamente en el proyecto.

'No hubiera sido posible lanzar el juego en inglés ni mantener la plataforma web ante la avalancha de descargas sin la colaboración de Yahoo. Ni sin Konami en japonés. Necesitamos ahora un socio que nos apoye en español', explica Chicheri. El portavoz del PMA afirma que ya están en conversaciones con varias empresas de tecnología panameñas y con una televisión colombiana.

Comunidad de jugadores contra el hambre

No se queda todo en muñecos virtuales. El PMA se apoya en todos los elementos que les permiten las nuevas tecnologías para concienciar de los problemas del hambre en el mundo. En la página web desde la que se descarga el juego, hay información real ilustrada con fotos, gráficos y vídeos sobre la situación en Níger o los mapas de la hambruna junto con material para profesores y educadores.

El PMA planea lanzar además un blog en la red con el formato de un diario de uno de los personajes y que presentará testimonios reales de funcionarios del Programa. Esta herramienta servirá a los jugadores para comunicarse con los verdaderos cooperantes y a compartir sus experiencias sobre el juego. Para el PMA, la web será 'una comunidad de gente unida en la lucha contra el hambre'.