EDITORIAL

Una banca boyante

La gran banca española ha cerrado un primer trimestre de año espectacular. Las principales entidades financieras registraron un beneficio de 3.431 millones, lo que significa un incremento del 23,5% respecto al mismo periodo del ejercicio precedente. El motor de este comportamiento ha sido el negocio en el exterior, básicamente Latinoamérica y Reino Unido, que aportó el 42,17% del resultado total. El Santander y el BBVA han visto reconocida, de esta manera, su ambiciosa apuesta internacional. El negocio nacional también se ha comportado satisfactoriamente. El tirón hipotecario, en el que ha sobresalido Caja Madrid; las operaciones vinculadas con las pymes y la industria del ahorro, especialmente los fondos de inversión, han sostenido el fuerte ritmo de crecimiento. En definitiva, un momento dulce para un sector en el se esperan mejores noticias si cabe durante el resto del año, por la evolución de los tipos.