'Telecos'

Telefónica 'limpia' las cuentas de O2 antes de integrarla en sus resultados

Telefónica quiere que O2 luzca en sus cuentas desde el principio, así que los directivos de la firma británica se han comprometido a asumir una serie de cargos extra antes de la integración contable en la compañía española. Telefónica, además, analiza si el valor real de los activos de O2, como las licencias UMTS, se corresponde con el contable.

Las cuentas de O2 de octubre a diciembre de 2005 no tienen doliente. La empresa ya no cotiza en Bolsa y Telefónica no empieza a consolidar sus resultados hasta 2006. Por eso, ese trimestre aparecía como ideal para soltar lastre de cara al futuro.

Consciente de ello, Telefónica puso el 31 de diciembre de 2005 como fecha límite para la contabilización de una serie de cargos extra.

Entre las partidas que O2 se ha comprometido a asumir en 2005 está una dotación de 81 millones de libras esterlinas (114 millones de euros) para cubrir el déficit del plan de pensiones de O2.

TELEFÓNICA 4,05 -0,59%

Antes de la opa, estaba previsto que ese desfase se cubriese con aportaciones que irían detrayéndose a lo largo de 13 años. Ahora, el problema queda resuelto de una tacada y antes de la consolidación de O2 en las cuentas de Telefónica.

O2 también acordó provisionar antes del cierre de 2005 el fondo de retención de 17 millones de libras a repartir dentro de dos años entre 10 directivos clave; los pagos derivados de los planes de stock options y de acciones del grupo, y el bonus en metálico del ejercicio cuyo cierre estaba previsto para el 31 de marzo de 2006, entre otras partidas.

Todos esos pagos fueron pactados con Telefónica en el contrato en que los directivos de O2 se comprometían, entre otras cosas, a no buscar ni facilitar opas competidoras a la de la española.

Telefónica, eso sí, no quiere tener problemas con los auditores, de modo que los directivos de O2 deben contabilizar esos pagos antes de la citada fecha límite siempre que ello no contravenga la normativa. El compromiso quedó recogido en un contrato depositado ante las autoridades bursátiles londinenses a cuyo contenido ha tenido acceso Cinco Días. En él se indica literalmente que 'en la medida en lo permitan los principios contables aplicables, tales pagos serán íntegramente provisionados en los estados financieros de O2 del periodo cerrado el 31 de diciembre de 2005'.

Adelanto del cierre contable

Los auditores están revisando actualmente las cuentas de O2 de su último año fiscal. La empresa ha decidido adelantar su cierre contable al 31 de enero, reduciendo la duración de su ejercicio a 10 meses. El adelanto de dos meses supone que todos los ajustes de fin de curso que efectúe la británica serán previos a la consolidación.

Telefónica, de ese modo, parte con un ejercicio nuevo de O2 al empezar a integrar sus resultados desde el 1 de febrero, en lugar de consolidar dos meses del año fiscal en marcha (2005/2006) y asumir como propios los ajustes precisos en el cierre contable, como hizo por ejemplo France Télécom al adquirir Amena el año pasado. El cambio supone también que O2 tendrá en 2006 un ejercicio de 11 meses que se cerrará a 31 de diciembre, de modo que se iguale su año fiscal con el del resto del grupo a partir de 2007.

Telefónica ya incluirá la aportación de O2 en los resultados trimestrales que presentará el mes próximo.

Aportación positiva desde este año

Telefónica prometió al lanzar la opa sobre O2 que la aportación de la compra a los resultados sería positiva desde este año pese a la abultada deuda asumida. La compañía ha ofrecido pocas referencias de cómo hubiera afectado a su resultado de 2005 la operación. Sí ha comunicado a la SEC, 'a efectos ilustrativos', unas cuentas proforma resumidas sin auditar con los principios contables de Estados Unidos (US GAAP). Según esas cuentas, la operación habría restado 643 millones de euros al beneficio del grupo (ver cuadro) en 2005.

Fuentes de la compañía explican que los resultados de O2 empeoran mucho con US GAAP, entre otras cosas por las amortizaciones derivadas de un valor muy alto de las licencias UMTS. De hecho, resaltan que, con criterios de Estados Unidos, O2 hubiera sufrido pérdidas de 213 millones de libras (algo más de 300 millones de euros) de marzo a septiembre de 2005, en lugar de los beneficios de 350 millones de libras declarados, según acaba de comunicar la propia Telefónica a la SEC. El grupo no ha publicado resultados proforma de 2005 con normas internacionales.