Astilleros

Navantia cancela su proyecto de pila de combustible

El grupo público Navantia ha decidido cancelar el proyecto que mantenía desde 2002 en el astillero de Cartagena (Murcia), junto a la empresa alemana MTU, para el desarrollo de una pila de combustible que sirviera para los nuevos submarinos S-80. La anulación del programa le ha supuesto un coste de tres millones de euros, tras invertir un total de siete millones.

Las pilas o células de combustible son unos dispositivos electroquímicos que convierten energía química de reacción directamente en electricidad. El proceso es limpio, ya que usa como combustible hidrógeno y oxígeno y el único residuo que genera es vapor de agua.

Hace 10 meses, la propia compañía celebró 'el éxito' del proyecto, al lograr que la pila instalada en Cartagena superara las 20.000 horas de funcionamiento, con 2.500 megavatios/hora de electricidad generada, lo que le animaba a industrializar y comercializar el equipo en el mercado español.

Ahora, sin embargo, Navantia ha optado por renunciar al programa al entender, tras un estudio 'concienzudo', que la pila desarrollada con MTU no es válida para los S-80 por un problema de tamaño y potencia, explicaron en fuentes de la compañía naval.

Las mismas fuentes precisaron que el programa ha logrado que Navantia consiga la tecnología para que la fábrica de motores de Cartagena se pueda hacer cargo del mantenimiento de los S-80, que deben estar equipados con un sistema de propulsión independiente del aire que se basará en células de combustible que funcionen con hidrógeno. Descartada la opción de MTU, la Armada apoya la investigación que desarrolla Hynergreen (Abengoa).

Portillo puja

Por otra parte, el comité de liquidación de Izar, empresa que agrupa los astilleros públicos civiles, deberá autorizar la incorporación del empresario inmobiliario Luis Portillo al consorcio Hispalia Naval, una de las sociedades que opta a la compra de la factoría de Izar en Sevilla.

Fuentes conocedoras del proceso, explicaron que, según las bases publicadas para la adjudicación de los activos de Izar en liquidación, los cambios en los grupos ofertantes deben ser aprobados previamente. Portillo tiene intención de entrar en Hispalia Naval a través de su filial Portival.