Cotizaciones

Macquarie tira la toalla y retira su opa hostil sobre la Bolsa de Londres

Macquarie Bank se dio finalmente por vencido. La entidad australiana decidió ayer retirar la oferta de compra sobre la Bolsa de Londres al entender que una mejora de la oferta aceptable para Macquarie y sus inversores no sería aceptable para los inversores de London Stock Exchange (LSE).

La Bolsa de Londres ha ganado otro asalto en la batalla que mantiene para defenderse de sucesivos intentos de compra. Si hace unos meses era Deutsche Börse la compañía que desistía de comprar el operador de los mercados británicos -lo que provocó la caída de la cúpula directiva de la alemana- ayer fue el banco australiano Macquarie el que tiró la toalla.

La opa hostil fue rechazada por el consejo de LSE, que entiende que el precio, 580 peniques por acción (unos 2.100 millones de euros) es muy bajo. Los títulos de LSE cerraron ayer en 829,5 peniques, un 43% sobre el precio ofertado.

La semana pasada Macquarie prolongó el periodo de aceptación de la oferta ante la escasa respuesta que había tenido hasta entonces. La entidad decidió ayer no realizar más prolongaciones ni elevar el precio de la oferta, al entender que el precio que sería aceptable para los accionistas de LSE no lo sería para Macquarie.

El pasado viernes, London Stock Exchange forzó una resolución de la situación cuando anunció el pago de un dividendo de 510 millones de libras (744 millones de euros) para hacer frente a la opa, lo que provocó una fuerte subida de la acción.

La retirada de Macquarie abre las puertas para que otras compañías pujen por la Bolsa de Londres. Sin embargo, los candidatos más firmes, Deutsche Börse y Euronext, no parecen dispuestos a dar el paso, la primera porque ya fracasó, y la segunda porque el precio que han alcanzado los títulos de LSE en Bolsa es demasiado elevado. Euronext, el operador de las Bolsas de París, Ámsterdam, Bruselas y Lisboa, anunció a comienzos de este mes que está estudiando diferentes vías para devolver capital a sus inversores. Esta estrategia parece contraria a una política de crecimiento a través de adquisiciones.

Tanto Euronext como Deutsche Börse, en cualquier caso, han recibido el visto bueno, con condiciones, de la Comisión de Competencia británica en caso de que decidan lanzar una opa, algo improbable a corto plazo. 'No creo que nadie puje por LSE por el momento', señala un analista de WestLB a la agencia Bloomberg. 'Nadie puede pagar el precio de las acciones. Ahora que se aleja la esperanza de una fusión o adquisición estoy recomendando vender títulos de LSE', añade.

Los títulos de la compañía han subido un 94% desde el 10 de diciembre de 2004, un día antes de que Deutsche Börse lanzara una opa de 530 peniques por acción.