Acuerda presupuestario

Alemania anima la Cumbre con más gasto

Las primeras propuestas británicas afrontaban el viernes las críticas de buena parte de los socios, sobre todo de Europa del Este, por la escasez de recursos que contemplaban. En un principio, Londres había dejado el presupuesto para los próximos siete años en sólo 850.000 millones de euros, el 1,03% del PIB comunitario.

En ese momento, la canciller alemana, Angela Merkel, que se estrenaba en esta cumbre en la arena comunitaria, propuso un aumento de poco más de 13.000 millones de euros, para dejar el presupuesto en el 1,045% del PIB de Los 25, un aumento que sirvió para reiniciar las negociaciones.

Se trató de un pequeño gesto sobre todo hacia el Parlamento Europeo que amenazaba con bloquear los presupuestos si no se aumentaban significativamente las ayudas a los países recién llegados a la Unión.

De hecho, el presidente de la Eurocámara, el español José Borrell, llegó a asegurar antes del inicio de la Cumbre que un Presupuesto como el que llegaba al Consejo de Bruselas no iba a salir adelante posteriormente en el Parlamento. Borrell tenía a su lado al presidente de la Comisión, Durão Barroso, también a favor de un alza en el gasto para 'hacer posible una Unión a 25 de forma solidaria.

Entre los países del Este que más han criticado las primeras propuestas de Blair se encuentra Polonia, para quien era necesario una modificación del cheque británico para no vetar las perspectivas financieras.

Polonia es el nuevo miembro de la Unión Europea que más fondos estructurales está previsto que reciba, dada su magnitud (población, extensión geográfica y nivel de riqueza).

Berlusconi

Entre los jefes de Gobierno que animaron la Cumbre se encontró el primer ministro italiano. Silvio Berlusconi recordó las consecuencias negativas para la UE de un nuevo retraso hasta 2006 en la aprobación en las perspectivas financieras.