Mercados

Temor a que una subida de tipos cambie la tendencia de la Bolsa

Un repunte de la inflación amenaza con cambiar la tendencia de la Bolsa. El BCE ha advertido que está preparado para subir los tipos de interés si resulta necesario, una actuación que puede acentuar la percepción de riesgo del mercado.

Todas las grandes crisis de la Bolsa se han producido en un entorno de subidas de tipos de interés', comenta Nicolás López, de M&G Valores.

Hablar de crisis en el momento actual es prematuro. Los expertos aún confían en la Bolsa de aquí a final de año, aunque empiezan a mostrar preocupación por el medio plazo. Temen que un repunte de la inflación que desate un cambio de tendencia en la Bolsa.

La semana pasada el BCE no dudó en reconocer que existe esta amenaza. En un discurso mucho más directo de lo habitual advirtió que 'los riesgos sobre la estabilidad de precios están creciendo' y anunció que 'está dispuesto a actuar en cualquier momento'.

El repunte del crudo no pasa desapercibido y la renta fija ya ha recogido la expectativa de una subida de tipos en Europa. La rentabilidad del bono español a dos años, el más sensible, ha repuntado durante cinco semanas consecutivas hasta 2,35%. La deuda a 10 años también empieza a reflejar esta percepción y se aleja de zona de mínimos.

'El repunte de los tipos a largo es algo que sin duda hay que estar vigilando. El bono alemán a 10 años ha repuntado del 3% al 3,17% en unas semanas. Si lo vemos romper 3,4% indicaría miedo a la inflación en un entorno económico de crecimiento tímido', comenta Ana Maymús.

Un cóctel poco prometedor para el mercado. La estadística demuestra que las Bolsas son enemigas de los tipos de interés y no hay que remontarse al pasado lejano para encontrar pruebas. El mal comportamiento de Wall Street este ejercicio es un claro ejemplo.

La Reserva Federal inició el ciclo de subidas de tipos de interés en junio de 2004, hasta situarlos en el 3,75% desde el 1%. Europa, entretanto, los mantiene en el 2% desde julio de 2003. Este diferencial ha restado atractivo a la renta variable estadounidense y ha permitido algo inusual, que Europa se desligue de Wall Street. Así, mientras el Dow Jones pierde cerca del 2% en el año, el Ibex gana el 18%.

Los expertos, con todo, aún confían en el fondo comprador del mercado pese a los recortes de la semana pasada.

'La corrección encaja. Los índices europeos están muy sobrecomprados pero la Bolsa sigue atractiva. Los incentivos fiscales a los fondos de pensiones facilitarán entradas de dinero a final de año', comenta Jaime Albella, de la gestora de BNP Paribas.

Las dudas surgen con un horizonte temporal más lejano. 'Nuestra visión a medio plazo es negativa por la preocupación por la inflación', comenta Maymús. 'Un dato de inflación al alza puede generar un cambio de tendencia en el mercado. Vemos el riesgo aunque no se materializa', comentan desde Citigroup.

Algunos analistas apuntan a la crisis de 1994 como ejemplo de una época en la que el mercado se acostumbró a unos tipos de interés bajos. 'El 94 podría ser un cierto modelo. Los tipos subieron con rapidez por la inflación en EE UU y eso desembocó en una gran ralentización en el 95', explica Henrik Lumholdt, de Inversis.

'La justificación de la corrección igual viene porque se descuenta el final de los tipos al 2%', comenta Jaime Hoyos, de Banco Urquijo.

La inflación marcará la tendencia de las Bolsas de aquí a final de año pero no será lo único. 'Los resultados son otro riesgo. Se esperan ritmos de crecimiento mucho más moderado', comenta Jordi Padilla, de Atlas Capital.

El riesgo de una curva invertida

El mercado de renta fija en

EE UU ha experimentado un comportamiento difícil de explicar en los últimos meses. Las subidas de tipos de la Reserva Federal han venido acompañadas de repuntes en la rentabilidad de la deuda a largo plazo, lo que apunta a un escenario de desaceleración económica que no coincide con la realidad. Algunos economistas van incluso más allá y alertan sobre la posibilidad de que la curva de tipos se invierta en EE UU, algo que en el pasado siempre ha desembocado en épocas de recesión, el peor escenario para la Bolsa.

'Hay indicios de que la Reserva Federal se puede ver tentada a invertir la curva de tipos para frenar la demanda de crédito, algo que no ha ocurrido hasta ahora. La inflación en el mercado inmobiliario alcanza ya el 13% en el año', comenta Veronique Riches-Flores, de SG.

Una política monetaria más agresiva ayudaría a frenar la actividad en el mercado hipotecario estadounidense, aún muy fuerte, pero traería consecuencias negativas para el crecimiento.

El déficit de EE UU, presionado además por las necesidades que implica la guerra de Irak o el paso de los huracanes, hace que otros expertos se muestren menos pesimistas ya que Estados Unidos deberá emitir deuda para financiarse.