Transporte de viajeros

La mayor operadora de trenes británica quiere fusionarse con Alsa

El operador británico de autobuses y ferrocarriles National Express ha confirmado hoy las informaciones de prensa que adelantaban que mantiene conversaciones con la familia Cosmen, propietaria del 100% de de Alsa, la compañía española de transporte de viajeros por carretera. Si finalmente se realiza la fusión, la empresa resultante estaría en una buena posición para hacer competencia a Renfe en el transporte de viajeros en ferrocarril, un sector que se abrirá a la competencia antes de que acabe la década, y crearía la primera gran empresa europea de transporte en autobús.

National Express señala que esos contactos tienen como objetivo aproximar posiciones para una posible fusión de ambas empresas, que según el diario Financial Times le costaría a la británica unos 367 millones de euros (250 millones de libras).

La compañía británica, que opera en torno al 30% de los trenes de pasajeros del Reino Unido, y que posee siete de las nueve compañías ferroviarias más rentables del país, ha señalado sin embargo en su comunicado que no es seguro que vaya a alcanzarse un acuerdo.

Líderes en autobuses y trenes

El acuerdo podría crear además el primer gran operador de transporte de viajeros por carretera de Europa gracias a la buena posición de ambas compañías en sus respectivos mercados, que en el caso de Alsa llega al 50% de la cuota de mercado.

National Express es líder en los dos sectores en los que opera, con más de 1.000 destinos en sus líneas de autobuses, y tiene licencia para operar en nueve líneas de ferrocarril en Reino Unido.

Con una plantilla de 45.000 empleados y una facturación anual de 3.350 millones de euros, la empresa británica transporta a más de 16 millones de viajeros al año, y sus actividades se extienden a 31 Estados de EE UU, donde posee una flota de 14.000 vehículos y da trabajo a 22.000 personas, además de a Canadá y Australia.

La facturación de Alsa alcanzó por su parte en 2004 los 400 millones de euros. La compañía, cuyos orígenes se remontan al siglo XVIII, tiene en la actualidad una plantilla de 3.000 personas y una flota de 1.200 vehículos.