Fraude empresarial

Hoy comienza el juicio por la pieza principal del caso KIO en la Audiencia Nacional

El juicio por la pieza principal del Caso KIO", por la denominada operación "Pincinco", comienza hoy en la Audiencia Nacional con la exposición de las cuestiones previas por parte de las defensas, que previsiblemente solicitarán la anulación del proceso. La Fiscalía Anticorrupción solicita 14 años de cárcel para el empresario Javier de la Rosa y para el abogado Juan José Folchi por los delitos de apropiación indebida, falsedad en documento mercantil y maquinación para alterar el precio de las cosas.

Asimismo, se piden 11 años de cárcel para el ex consejero delegado del Grupo Torras Jorge Núñez Lasso de la Vega, cinco para el diplomático Manuel Prado y Colón de Carvajal y dos para el ex director financiero de Torras Miguel Soler.

Según el fiscal, De la Rosa utilizó la operación "Pincinco" para apropiarse de 101,89 millones de euros (16.953 millones de pesetas) que repartió, entre otras personas, a Manuel Prado y Colón de Carvajal y al empresario Enrique Sarasola. Asimismo, abarca las dos operaciones "Oakthorn" y la manipulación de las cotizaciones de la empresa Prima Inmobiliaria.

Ingeniería financiera

La maniobra se gestó por el presidente de KIO (Agencia Oficial de Inversiones de Kuwait), Fahad Al Sabah, y el representante de Torras Javier de la Rosa, quienes, aprovechando la situación en la que quedaba KIO como consecuencia de la invasión de Kuwait en la Guerra del Golfo, en agosto de 1990, "decidieron sustraer enormes cantidades de dinero en beneficio propio".

El método seguido, según la tesis de la Fiscalía, fue mover activos de KIO por importe de 300 millones de dólares, que fueron prestados al Grupo Torras, quien a su vez los prestó a su filial Torras Hostench Ltd., que constituyó con el dinero prestado un depósito en un banco suizo (Bankers Trust) pactando un interés que le reportaría la inversión.

"Pero lejos de ser un simple depósito -señala el fiscal-, en realidad lo que se hacía era establecer con el Banco un acuerdo en virtud del cual -con la garantía del activo colocado por Torras Hostench London Ltd- serían prestados 300 millones de dólares a una sociedad de Jersey, Pincinco Ltd., que abrió una cuenta en el mismo banco suizo. Y Pincinco repartió el dinero (los 300 millones de dólares, unos 29.000 millones de pesetas), de la manera diseñada por los acusados".