Energía

EE UU tendrá 'un duro invierno' por el coste de la energía

Samuel Bodman, secretario de Energía de EE UU, advirtió ayer en varias entrevistas de televisión que sin duda 'éste va a ser un invierno muy duro para la economía americana y la de los hogares' por las subidas de los precios de la energía. Según Bodman, parte del alza de los precios para esta época de alto consumo se produce por los graves problemas causados por el huracán Katrina en la producción y distribución de petróleo, gas natural y gasolinas en el Golfo de México. La crisis se añade a un mercado internacional que ya estaba muy tenso por el aumento de la demanda mundial.

En concreto, y para que los estadounidenses vayan haciendo cuentas, el departamento que dirige Bodman ha calculado que el coste de calentar las viviendas con gas natural pueden crecer un 71% en muchas partes del país, mientras que los hogares que utilizan el petróleo de calefacción pueden ver cómo la factura se incrementa un 31%. Está previsto que la electricidad se encarezca hasta un 17%.

Bodman dijo que confía en que la rebaja de los precios del crudo en los últimos días se traslade a los de las gasolinas. Pero esto puede que no ocurra tan rápidamente como desea la Casa Blanca, por que la capacidad de refino del país sigue estando por debajo de un techo que incluso desde antes del Katrina era muy bajo para una nación de alto consumo. El propio secretario de Energía dijo ayer que de las nueve refinerías afectadas por el Katrina, aún hay cuatro cerradas. 'Entre el 4% y el 5% de la capacidad de refino va a estar anulada durante un par de meses, algo que supone entre 700 o 1.000 barriles menos al día', avisó.

Alivio en el mercado

Los precios del petróleo bajaron ayer tras el anuncio de que la reducción de inventarios en EE UU era menor que lo temido: los del crudo cayeron 6,6 millones de barriles (se esperaban 7,7), y, los de la gasolina, 4,3 millones (lejos de los 6,3 esperados).