Banca Italiana

Fazio reitera que no dejará su cargo pese a la presión de Berlusconi

El gobernador del Banco de Italia, Antonio Fazio, no dimitirá pese a haber perdido el respaldo del primer ministro Silvio Berlusconi. Fazio ha comunicado al jefe del Gobierno italiano, a través de un intermediario, su intención de permanecer en el cargo, según informaba ayer la agencia Reuters.

El responsable del supervisor italiano está en el ojo del huracán por haber actuado con supuesto favoritismo en los intentos de compra de bancos nacionales por entidades extranjeras, entre ellas el español BBVA, que presentó una fallida oferta de adquisición sobre la Banca Nazionale del Lavoro (BNL).

Fazio, que posee un mandato vitalicio y no responde directamente al Gobierno planea asistir a un encuentro de ministros de Finanzas de la Unión Europea, según sus asesores. El ministro de Economía, Domenico Siniscalco, quiere que Fazio no asista a la reunión, que comenzará el viernes en Manchester.

El ministro de Finanzas holandés aseguraba ayer que durante la reunión del Eurocofin se tratará el 'el caso Fazio'. 'Muchos de los responsables europeos tenemos nuestra opinión al respecto y la expresaremos', aseguró.

A raíz de la polémica, el Gobierno aprobó el pasado viernes una reforma que limita a siete años el mandato del máximo responsable del instituto emisor, hasta ahora vitalicio, aunque con la cláusula de que la medida entraría en vigor a partir del próximo gobernador.

No obstante, el Ejecutivo esperaba que Fazio presentara su dimisión tras esa reforma, según indicó el fin de semana el ministro de Economía, que anunció que llevaría a cabo pasos formales para pedir que abandone su cargo.

Luz verde a Unipol

La autoridad antimonopolio italiana dio ayer su visto bueno a la opa que va a presentar Unipol por la Banca Nacionale del Lavoro, al entender que de la operación 'no determina una posición relevante' en los mercados financieros italianos.