Textiles

La patronal española del textil rechaza el pacto entre China y la UE

El Consejo Intertextil cree que el desbloqueo de los millones de prendas chinas de las aduanas es 'un incumplimiento flagrante' del acuerdo de junio, 'que ya era muy costoso'. Los distribuidores rehúsan hacer declaraciones hasta que los 25 aprueben el acuerdo y 'se conozcan sus detalles'.

Como cabía esperar, el acuerdo alcanzado el lunes por China y la UE para desbloquear los más de 80 millones de prendas retenidas en los puertos europeos no ha sentado igual a todas las partes. El pacto, pendiente de ratificación por mayoría cualificada de los 25, supone un aumento de las cuotas de este año por el montante de la mitad de los productos retenidos, y la adscripción de la otra mitad de las prendas a las cuotas del año que viene y a las de prendas que no las han superado, como el algodón. La noticia es un alivio para las grandes cadenas de distribución europeas, que veían en el bloqueo una amenaza de desabastecimiento para la próxima temporada.

En cambio, la industria textil ha reaccionado con indignación. Salvador Maluquer, secretario general del Consejo Intertextil, califica el nuevo pacto de 'incumplimiento flagrante de un acuerdo que ya de por sí era muy costoso para la industria'. Maluquer cree que el nuevo pacto ha llegado tras dos meses de 'creación de alarmismo social' por parte de los distribuidores, algunos de los cuales 'no han actuado de buena fe al realizar pedidos sabiendo que superarían las cuotas' de este año.

En el extremo opuesto de los intereses encontrados en este conflicto se sitúa el sector de la distribución. En Anged, la Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución, rehusaron ayer hacer declaraciones 'hasta que el acuerdo sea aprobado por los 25 y se conozcan sus extremos en detalle'. El sector ha aprovechado los bajos precios de los productos chinos, aunque el bloqueo de prendas llevará próximamente a una diversificación de pedidos a otros países. Este es uno de los extremos que denuncia Maluquer: 'Lo más probable es que China triangule parte de sus envíos hacia Europa a través de terceros países como Malaisia, que no tienen cuotas. Supondrá un sobrecoste en términos burocráticos e incluso cambios de contenedores, pero así sortearán las restricciones'. El dirigente cree que las condiciones del pacto de junio ya eran 'excesivamente onerosas, porque la base para los incrementos futuros toma ocho meses de 2004 y cuatro de 2005'. En éstos ya se registraron los enormes aumentos producidos por la liberalización comercial del 1 de enero.

La pelota está ahora en los gobiernos, aunque parece que la ratificación no debería tardar. Fuentes consultadas por Reuters observaban ayer que incluso los países con más producción textil aceptarán el nuevo acuerdo.

La Eurocámara pide fondos estructurales para el sector

El Parlamento Europeo instó ayer a la Comisión a que elabore un plan de ayudas a la reestructuración y mejora de las empresas textiles y de confección para paliar el impacto de la competencia china. El pleno aprobó un informe en el que se pide que la UE mantenga los Fondos Estructurales en todas las regiones textiles más allá de 2006, fecha en el que algunas (muchas de ellas, españolas) podrían dejar de percibirlos por la mejora relativa de su posición económica. La propuesta de la Comisión sobre el marco presupuestario 2007-2013, pendiente de aprobación por el Consejo, contempla una fondo de reserva de entre el 1% y el 3% del presupuesto total para financiar medidas de reconversión regional, parte del cuál podría aplicarse al sector textil.