Barril Brent

Máximo del petróleo por las tensiones en Arabia e Irán

El barril de crudo Brent, de referencia en Europa, alcanzó ayer un nuevo récord, al marcar 62,76 dólares en el mercado de Londres, afectado por los conflictos en Oriente Próximo y los temores ante una escasez de la oferta de crudo.

Este nuevo aumento del precio del petróleo del Mar del Norte coincidió con la subida del crudo de Texas, de referencia en Estados Unidos, que llegó a alcanzar cotas históricas, 63,9 dólares por barril, por el temor a una escasez de gasolina en ese país.

Pero lo que más afectó a ambos mercados fue la conflictiva situación en Oriente Próximo. A las constantes amenazas al suministro en Irak, se sumó la semana pasada la incertidumbre por la muerte del rey Fahd de Arabia Saudí, que hizo temer un cambio en la política petrolera del país, el mayor productor del mundo, y, con ello, un aumento de los precios. Además, Irán, el segundo productor de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, anunció ayer que retomará sus programas nucleares en la planta de Ishafán, pese a las advertencias de la UE.

El régimen de Teherán sostiene que sus programas nucleares tienen fines civiles, como la producción de electricidad, mientras que EE UU sospecha que persiguen la fabricación de armamento nuclear.

Por otra parte, Washington anunció ayer el cierre de su embajada en Riad por amenazas contra intereses estadounidenses. Esta medida ha incrementado aún más la inquietud en los mercados ante la posibilidad de nuevos atentados terroristas que puedan afectar al suministro o al precio del crudo.

Por su parte, los precios medios de los distintos tipos de gasolinas han vuelto a marcar máximos en España, acumulando unas subidas de hasta el 21% en lo que va de año, coincidiendo con los nuevos récords alcanzados por las cotizaciones internacionales del petróleo y sus derivados, según los datos que las estaciones de servicio facilitan al Ministerio de Industria.

Así, el precio medio de la gasolina sin plomo de 95 octanos ha pasado de los 84,3 céntimos de euro por litro del pasado 3 de enero (primer día laborable del año) a los 1,012 euros de ayer, es decir, 16,9 céntimos más, un 20% más en lo que va de año.

Los gasóleos son los únicos carburantes que se están manteniendo estables o incluso con ligerísimos movimientos a la baja tras los máximos alcanzados el mes pasado. Así, su coste se situó ayer en los 92,9 céntimos desde los 80,8 registrados a comienzos de año, es decir, lo que supone un alza del 14,9% en siete meses.

Los expertos coinciden en señalar que los precios de los carburantes seguirán al alza porque ahora comienza, además, la época con los mayores consumos del año.