Internet

La oferta de Wifi público en España da señales de salud

La tecnología Wifi ha retomado protagonismo en los últimos días en el mercado español. Si hace una semana saltó la noticia de que Telefónica Móviles empezaba a ofrecer a sus clientes acceso a servicios inalámbricos de Internet a alta velocidad mediante la red de puntos de acceso públicos de Telefónica de España, hoy la novedad está en que en los próximos días estará operativo el servicio wifi en los aeropuertos de Madrid/Barajas y El Prat (Barcelona).

La UTE formada por KubiWireless, Vodafone España y Comunitel dará el pistoletazo de salida a la nueva oferta, después de ganar el pasado febrero el concurso convocado por Aena para la provisión y explotación comercial de acceso inalámbrico a internet de uso público en una selección de 37 puntos de acceso en los edificios terminales de ambos aeropuertos.

El hecho de que en 2004 el tráfico de viajeros en estos dos aeropuertos superara los 63 millones de pasajeros y que son los principales centros de tráfico de viajeros con un alto porcentaje de perfil de negocio -los clientes clave de Wifi público- hace pensar que esta tecnología de acceso podría ayudar a consolidar el crecimiento de este negocio en España.

Hoy son cinco las empresas que ofrecen en España Wifi en espacios públicos (aeropuertos, hoteles, restaurantes, ferias): Telefónica (tanto su filial fija como móvil), KubiWireless, Swisscom, Vodafone y Comunitel, aunque las dos últimas dan el servicio a través de un acuerdo con Kubi, que les permite utilizar su red de puntos de acceso.

KubiWireless se ha posicionado como operador neutral. 'Estamos en conversación con otros operadores, fijos y móviles', dice Carlos Riopedre, su director comercial. Uno de ellos es Telefónica Móviles, con la que podría cerrar un acuerdo en breve, según fuentes de esta última.

En total, Kubi tiene unos 190 puntos de acceso, que se verán elevados hasta los 220-225 hotspot, una vez sumados los de los aeropuertos de Madrid y Barcelona. Telefónica cuenta con 700 operativos, otros 500 en proceso de instalación, y su previsión es finalizar el año con 2.300-2.500 puntos. Y la red de Swisscom, por su parte, tiene en España unos 250 puntos.

Hasta ahora, los operadores se han mostrado muy reacios a dar información sobre el negocio que genera Wifi en España, pero ya hay datos que dan alguna pista. Kubi afirma estar creciendo a un ritmo mensual del 20-25% y en junio superó el umbral de los dos millones de minutos. Esta compañía prevé gestionar alrededor del 50% del Wifi de pago que se genere en España, una vez que se ponga en marcha el servicio en los dos aeropuertos principales del país.

También Telefónica de España muestra datos alentadores y asegura estar sorprendida por el incremento en el uso de Wifi en los últimos tres meses, con crecimientos del 30%. 'Actualmente hacemos cuatro millones de minutos Wifi al mes, unas 25.000 conexiones mensuales. Tenemos 16.000 usuarios/mes'.

'Los años 2002-2004 han sido de despegue de infraestructura', subraya Riopedre. 'Y aunque ya en ese último año hubo un importante arranque en el uso de Wifi en España, es 2005 el año de su despegue definitivo'.

Enrique Dans, profesor del Instituto de Empresas, apunta, sin embargo, algunas cosas que, en su opinión, deberán cambiar o mejorar. 'La oferta de Wifi en España está supeditada a un modelo incómodo basado en la compra de tarjetas físicas a un precio disuasorio, y la compra directamente a través de internet es, en muchas ocasiones, imposible, lo cual resulta completamente inconcebible, porque sería lo razonable para este medio'.

Este experto explica, además, que en muchos puntos de Europa hay compañías o redes municipales que cubren directamente toda una ciudad o partes muy significativas de la misma, como es el caso de Amsterdam, y ofrecen conexión a precios que hacen que la oferta española parezca 'un abuso total', subraya. 'El número de cafeterías y hoteles que ofrecen Wifi como cortesía a sus clientes es muy superior, de forma que no resulta una excepción, sino una regla, el poder contar con conectividad desde casi cualquier sitio. En España esa mentalidad del always-on está tardando más en crearse, y ese es el tipo de factores que tiende a consolidar el retraso tecnológico de nuestro país', critica Dans.

Cotizaciones para reducir el coste del servicio

Las ofertas Wifi empiezan a flexibilizarse a medida que el mercado madura. Swisscom ha lanzado productos wifi a medida para reuniones de negocio, tanto pequeñas en donde se necesitan dos o tres conexiones a internet simultáneas como para otras en las que haya 1.000 personas conectadas a la vez. 'Nuestro servicio ofrece la opción de contar con un técnico in situ para ayudar a los conferenciantes a resolver cualquier duda que les pueda surgir', explican en la operadora.

Swisscom, cuya red de puntos Wifi se centra en hoteles (sobre todo de cuatro estrellas; alguno de cinco como el Hilton de Barcelona o el Ritz y el Villamagna de Madrid), palacios de congresos y cafeterías (Starbucks), realiza cotizaciones previas 'con lo que el precio varía dependiendo de las necesidades técnicas de los clientes'. Por otro lado, y para de larga estancia en hoteles también facilita la posibilidad de tarifas especiales, de modo que el precio a largo plazo (uno, dos o tres meses) varía bastante.

En esa flexibilidad, Telefónica Móviles, que hoy sólo ofrece dos bonos (de una y 24 horas por cinco y 12 euros, respectivamente), también estudia lanzar distintas alternativas: bonos que sirvan simultáneamente para Wifi y UMTS/GPRS, de modo que el usuario pase de una tecnología a otra en función de donde esté de manera transparente; incluirá Wifi en la tarifa plana que ha lanzado para sus otras tecnologías de segunda y tercera generación, y el pago por uso (megabytes) por minuto. Vodafone, por su parte, asegura que en los primeros meses de 2006 ofrecerá Wifi en una tarifa plana de 3G. 'El usuario podrá predefinir la red Wifi por defecto y donde no haya cobertura pasará a otra opción tecnológica', explica un portavoz.