Balance del primer semestre

La Bolsa cierra el semestre en máximos tras subir un 7,74%

Primer semestre bueno para la Bolsa. Un 7,74% ha subido el Ibex en la primera mitad de un 2005 que se presentaba, a priori, más exigente que 2004. Como broche de fin de semestre, la Bolsa cerró ayer en la cota más alta desde abril de 2001 y, durante la sesión, logró cotizar por encima de los 9.800 puntos. Subió la Bolsa un 0,14% sin apenas referencias, puesto que la principal cita del día, la reunión de la Reserva Federal de Estados Unidos, era a las ocho y cuarto de la tarde.

Han sido seis meses de sobredosis informativa en todos los planos. Desde la pequeña escala, con el febril auge de los valores medianos, las opas promovidas por el capital riesgo o las vertiginosas subidas de los valores ligados al ladrillo hasta los grandes temas económicos, como la Fed, el petróleo, el euro, China o los bonos. Pero el balance final es positivo. Con el que acabó ayer se cierran tres trimestres de subidas: el 13,1% del último de 2004, el 1,96% de enero a marzo y el 5,66% de abril a junio. El negocio mejoró -sobre todo en los primeros meses-, pero los profesionales aún echan de menos al inversor particular.

La subida del 7,73% registrada por el Ibex en el primer semestre es similar a las del resto de mercados europeos. El Euro Stoxx 50 gana el 7,8% y, mientras unos índices suben más, como el 10,68% que avanza el Dax -gracias en parte al tirón exportador-, mercados como el italiano han de conformarse con un 3,64%. Hay más diferencias con el otro lado del Atlántico. El Dow Jones pierde un 4,71% en el año, por un 5,45% del Nasdaq y un 1,70% del S&P.

REPSOL 13,48 -4,06%
METROVACESA 6,74 -0,44%

Estas pérdidas de Wall Street, con todo, se compensan -a ojos del inversor español- con la caída del euro en el año, un 10,7% que hace que la caída de la Bolsa de EE UU sea más rentable que la subida de la española. La divisa europea había iniciado el año en máximos frente al dólar, aquejado éste último por el doble déficit (fiscal y por cuenta corriente) del país. El máximo de 1,3637 dólares del 30 de diciembre está un 12,71% sobre el 1,2099 del cambio de ayer. Con algunos altibajos, el dólar ha ido recuperando posiciones ayudado por las cuatro subidas de tipos en Estados Unidos, así como por la debilidad mostrada por el euro tras los referéndum en Francia y Holanda.

Los analistas observan que, a pesar del alza del dólar, el nivel de 1,20 todavía es muestra de debilidad de esta moneda. Y que el descenso del euro tiene una lectura positiva: los exportadores europeos se están beneficiando, especialmente las compañías alemanas. Por otra parte, si el dólar ha subido, el petróleo se ha disparado. Un 39% el año, hasta rozar el nivel de los 60 dólares. Lo ha hecho con los mismos argumentos de siempre -mucha demanda y poca oferta-, pero no ha podido con la Bolsa.

A efectos inversores, no obstante, los movimientos relevantes han sido otros. Como los protagonizados por los cinco valores que más suben del Ibex, todos ellos constructoras e inmobiliarias: Sacyr, Metrovacesa, ACS, Ferrovial y FCC, todos con alzas de más del 30%. Acciona es el décimo valor del índice, con sólo un 27,5%. El auge del ladrillo ha sido el tema bursátil del año, y no es para menos, pues subidas como las de Sacyr y Metrovacesa, de más del 60%, son dignas de la burbuja tecnológica. Bajos tipos, solidez del sector, diversificación... Los argumentos económicos se ven sepultados por una oleada compradora que entiende más de sentimiento que de números. El dinero de particulares que ha entrado en la Bolsa, directamente o vía fondos, se ha ido al ladrillo o a valores pequeños, que también han vivido un semestre de auge.

El índice Ibex complementario, que ayer dejó de existir para dar paso al Ibex Small Caps y el Ibex Medium Caps, ha subido el 30% en 2005. Se ha colocado con un PER superior en un 50% al del Ibex, algo insólito. Paradójicamente, el bajo precio de los valores medianos fue, hace años, el motor de su cotización, pero hoy el inversor prefiere lo pequeño -más allá de chicharros como Jazztel o Urbas- por las expectativas de opa despertadas con operaciones como las de Amadeus, Cortefiel o Aldeasa.

Los grandes del Ibex sólo han empezado a tirar en las últimas semanas. Tienen mejores números que sus hermanos pequeños, pero los tiros del mercado no van por ahí. Sólo Endesa y Repsol suben más que el Ibex, mientras BBVA baja y las subidas de Santander y Telefónica son escasas. El inversor actúa como si los problemas del mercado sólo afectasen a los grandes.

Jazztel: De una carrera desbocada a una caída en picado

El exceso. El presidente de Jazztel, Leopoldo Fernández-Pujals, afirma que siempre apunta a las estrellas en cuanto a objetivos empresariales. Así, la meta de 1.000 millones de ingresos y 52 de beneficios en 2007 propició que la historia bursátil de Jazztel pasara de ser un resumen de la nada el verano pasado a subir un 445% en siete meses. Desde abril, la menor fe del mercado en esta previsión ha desatado un vendaval que ha hecho caer un 36,7% al valor. El colofón vino ayer con una pérdida del 9,09%.

Repsol: El desafío de sortear los problemas políticos de América Latina

Efecto Bolivia. El precio del petróleo ha subido un 39% en este primer semestre y la industria está recogiendo en Bolsa está dinámica alcista. Pero de todas las grandes petroleras europeas, Repsol es la que menos sube, un 10,44%. El quebradero de cabeza de la compañía es su excesiva dependencia de los yacimientos de América Latina. Bolivia, por ejemplo, representa el 25% de las reservas y la crisis política del país, que aún no está resuelta, representa una amenaza permanente sobre la cotización.

Metrovacesa: El irresistible atractivo de invertir en ladrillos

Espectacular. Es casi imposible encontrar un analista que no crea que Metrovacesa está sobrevalorada y que corre el riesgo de sufrir una corrección seria. Pero el imparable tirón de la inversión inmobiliaria, que prácticamente se ha convertido en el alma de la economía española, alimenta sin cesar la cotización del valor. Metrovacesa ha empezado a dar síntomas de agotamiento a partir de la cota técnica de 50 euros, pero la revalorización de la inmobiliaria en estos seis meses es de un 63,57%.