Juego

El grupo de juego Codere planea salir a Bolsa antes de tres años

La empresa de juego española Codere ha dado un paso más para salir a Bolsa. Y lo ha hecho a través del folleto que ha elaborado para ilustrar su emisión de 335 millones de euros en bonos. La empresa prevé destinar estos fondos a amortizar su deuda actual y a financiar la compra de la sociedad argentina Royal y la italiana Operbingo.

El grupo Codere, una de las primeras empresas españolas del sector del juego, ha dado un paso decisivo en su proyecto de salir a Bolsa. El folleto que ha elaborado para documentar su emisión de bonos de renta fija por valor de 335 millones de euros establece la posibilidad de que antes de junio de 2008 la compañía amortice una buena parte de la citada emisión -en concreto el 35% del total- con los fondos que obtenga de una colocación publica de acciones.

En caso de que la compañía de juego no haya cumplido su deseo de salir al parqué en esa fecha, podrá recomprar el 35% de los bonos emitidos pero con una prima, lo que encarecería el precio. Esta opción se prolonga hasta 2010.

En el documento de emisión de bonos, Codere, controlada por las familias Franco (41%) y Martínez Sampedro (36%), no da detalles sobre cómo tiene previsto acometer esta salida a Bolsa que, por otro lado, ya intentó y desestimó finalmente en 1999.

Cierra la compra del grupo argentino de juego Royal por 69 millones de euros

Sí explica, sin embargo, que parte de los 335 millones los destinará a fortalecer sus negocios en Argentina y en Italia. La transacción más importante la prevé llevar a cabo en el país austral. Allí ultima los detalles para adquirir el Grupo Royal, un conglomerado que explota casinos y máquinas de juego, en el que Codere ya poseía el 25%. El otro 75%, que estaba en manos del grupo Loureda, ha sido recientemente adquirida por Recreativos Franco que ha actuado como puente financiero para facilitar la operación de Codere.

La compañía española ya posee, además, 14 salas con 6.125 asientos y 2.899 máquinas, lo que le sitúa como número uno de Buenos Aires con una cuota de mercado del 50%.

El precio que se baraja para esta operación por la que Codere se hará con el 100% de Royal es de 69 millones de euros. El grupo español asume, además, las contingencias fiscales que mantiene la sociedad argentina, cifradas en unos 10,6 millones de euros adicionales.

La compañía precisa en el citado folleto que el pasado año el grupo argentino generó unos ingresos de 110,7 millones de euros y 29,5 millones de beneficio bruto de explotación. De esta forma en una consolidación proforma, Codere detalla que tras la absorción del Grupo Royal, el negocio argentino del grupo representará el 33,6% de sus ingresos consolidados y un 39,4% del Ebitda.

Compra de bingos en Italia

En el caso de Italia, Codere lleva a cabo dos tipos de negocio: el de máquinas en bares donde cuenta con un socio local (Promec) que tiene el 50% de la sociedad conjunta, y el negocio de los bingos. En esta última línea de negocio, opera 11 salas, cada una de las cuales tiene un reparto accionarial diferente pero en las que siempre concurren los mismos accionistas: los Franco, los Martínez Sampedro y la italiana Promec.

Codere está ahora en plena negociación para adquirir la mayoría del capital y, si fuera posible, el 100% de los bingos.

Fuentes de Codere, que no han querido comentar la operación relacionada con la emisión de bonos, sí han confirmado que su interés por el negocio de los bingos italianos se fundamenta en el fuerte crecimiento que está experimentando.

Un negocio basado en los bingos y en las máquinas tragaperras

Codere se autodefine como el segundo operador de máquinas tragaperras de España. Asegura contar con un parque de 12.800 unidades instaladas en 8.600 bares, restaurantes y clubes. El año pasado sus ingresos por este negocio alcanzaron los 148,7 millones de euros con un Ebitda de 39,3 millones. Por su parte la explotación de bingos en España le dio a la sociedad controlada por los Francos y por los Martínez Sampedro unos ingresos de 88,5 millones con un Ebitda de 22,8 millones.

En México, a través de la joint venture que mantiene con Corporación Interamericana de Entretenimiento (CIE) y con el acuerdo de gestión suscrito con el grupo Caliente, se sitúa como 'el mayor operador de puntos de juego' con 48 oficinas de apuestas, 43 de las cuales incluyen salas de bingo. En este país prevé abrir 13 nuevas salas de este juego en 2005.