Índice de actividad internacional

Persiste el panorama de debilidad en la eurozona

Los últimos datos para la eurozona confirman el panorama de moderación en la actividad para el primer semestre. La actividad industrial se desacelera y la mejoría en los indicadores de mercado de trabajo parece estar tomándose un respiro. Como notas favorables, unos tímidos indicios de mejora para el consumo privado, aunque muy lejos aún de los niveles de los años 1999 o 2000, y unos datos algo más positivos para el sector construcción que habrá que confirmar en próximos meses. En cualquier caso, la revisión de las series de contabilidad nacional para varios países del área obliga a rehacer la previsión de crecimiento para 2005, reduciéndola a un 1,4%.

La desaceleración experimentada por el Índice de Producción Industrial en el último trimestre de 2004 se ha intensificado en febrero y marzo: tras el exiguo crecimiento interanual de febrero, 0,5%, en marzo el crecimiento ha sido nulo. Son los peores resultados desde septiembre de 2003, y contrastan con la cifra media de 2004 (1,9%). En los primeros momentos, la desaceleración procedió del peor tono en la producción de bienes de consumo duradero y, más recientemente, de los bienes de capital. El último dato ha sido igualmente malo para los bienes de consumo no duradero e intermedios.

En cuanto a la evolución reciente de la confianza empresarial, viene cayendo desde noviembre de 2004 y en abril ha alcanzado el valor más bajo en los últimos veinte meses. Inicialmente, este pesimismo no venía justificado por un empeoramiento de las condiciones actuales de negocio, sin embargo, en los dos últimos datos se observa también un deterioro significativo de las carteras de pedidos, globales y extranjeras.

Aunque los principales elementos de incertidumbre que pesaban en los meses anteriores se han suavizado en las últimas semanas (el euro se ha depreciado algo y el petróleo se ha abaratado ligeramente), los datos actuales apuntan a un frenazo industrial en los dos o tres próximos meses, al menos. Por ello, reducimos nuestra previsión de crecimiento anual para el IPI desde el 1,6% hasta el 1,3%.

Más información

Archivado En