Plan

El Gobierno destinará 700 millones en tres años para competir en China

El Gobierno invertirá 690 millones de euros hasta 2007 en promocionar las exportaciones e inversiones en China. Un plan integral que engloba a múltiples sectores, en especial servicios, turismo, alimentación y transportes.

Montilla presenta un plan para elevar el comercio y las inversiones

El ministro de Industria, José Montilla, hizo público el viernes en Pekín el esperado Plan-China, un conjunto de medidas integrales con el ánimo de fomentar la presencia de empresas españolas en el país asiático y potenciar la imagen de los productos españoles en la zona. El plan, diseñado con la colaboración de la patronal CEOE, pretende recortar el abultado déficit comercial con el gigante asiático (2.200 millones en los tres primeros meses de 2005) y estimular las inversiones.

'Queremos conseguir que las empresas españolas estén presentes en este mercado, ser capaces de mejorar nuestras exportaciones a China, que haya más empresas chinas que se instalen en España y empresas españolas que lo hagan en China', dijo Montilla en un desayuno con empresarios españoles en la capital china.

El 'Plan-China' tiene un horizonte a medio plazo, de casi tres años (2005-2007). Está dotado con 690 millones de euros, repartidos entre ayuda financiera al comercio y a la inversión y programas de promoción.

Por primera vez se promocionará España como destino turístico de China

Destaca, sobre todo, la negociación de un nuevo protocolo financiero con China donde España pondrá sobre la mesa una partida de 500 millones de euros. Está previsto también el acceso a una línea de 30 millones para pymes y el aumento de 10 millones de euros para el Fondo de Estudios de Viabilidad (FEV), verdadero nido de proyectos empresariales.

La promoción comercial se ampliará con más de 100 acciones por parte del Instituto de Comercio Exterior (ICEX) en 2005. Las órdenes dictadas por Montilla pasan por impulsar el comercio con muchas más actuaciones sectoriales, más focalizadas que las meras acciones globales.

Cobra relevancia, en este sentido, la propuesta del Gobierno español de firmar en los próximos meses dos protocolos bilaterales en el sector de los cítricos y el de las carnes, que permitan vender estos productos en China.

Industria potenciará tambien la línea abierta con la CEOE para detectar cualquier problema empresarial que se plantee en el país asiático. El Gobierno está estudiando la apertura de una nueva oficina económica y comercial en Cantón, que se sumaría a las de Pekín y Shanghai. El ICEX ayudará, favoreciendo la formación de personal chino cualificado para que puedan incorporarse a las empresas españolas establecidas en China, una de las demandas de los empresarios. El Instituto diseñará un portal en Internet con información en chino.

El turismo es otro de los objetivos. Por primera vez, se va a desarrollar un plan de promoción de España como destino turístico en China, dirigido a la emergente clase media-alta del país. Se hará durante este año, con un presupuesto de 600.000 euros.

Montilla también quiere aumentar la presencia institucional del Gobierno en el país. Aparte del viaje de Montilla y de la ministra de Fomento, Magdalena Alvarez, durante esta semana, está previsto el del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en julio, que será correspondido por el del presidente chino, Hu Jintao, en noviembre.

Además, España va a proponer más acciones ante la Unión Europea para eliminar barreras comerciales entre ambas áreas geográficas, aunque desde la entrada de China en la OMC ya se han suprimido más de 700 regulaciones administrativas.

Ayudará a ello las cumbres anuales entre China y la UE, en las que se analizan conflictos como el que ha estallado ahora con las exportaciones de textiles.

Acuerdo de 'cielos abiertos' con Pekín

La ministra de Fomento, Magdalena Alvarez, y el presidente de la Aviación Civil de China, Yang Yuanyuan, firmaron el viernes en Pekín el acuerdo, llegado en noviembre, por el que se amplía de 2 a 21 las frecuencias semanales directas permitidas (tres vuelos diarios) entre ambos países.

Con ello, se eleva a 100.000 el número de plazas aéreas posibles entre España y China. Como la oferta de frecuencias supera ahora a la demanda, se trata, en la práctica, de un convenio de 'cielos abiertos', al que están invitados otras compañías, además de Air Europa (que realizó el primer vuelo esta semana) y Air Plus Comet, que lo hará en julio. Iberia dispone de frecuencias pero no las utiliza, de momento. Alvarez calificó el acuerdo como 'un salto de gigante en las relaciones turísticas' con China.

Empresarios, satisfechos

La ampliación de vuelos directos entre ambos países es una pata más del Plan-China, presentado el viernes por el ministro de Industria, José Montilla, en Pekín para potenciar la presencia de España en el país. Los empresarios que acompañaban al ministro se mostraron satisfechos del mismo. 'El plan representa una continuidad del interés de la Administración por China, iniciado con la visitas de Felipe González en 1985, 1993 y seguido con el Plan-Asia del PP. Pero, este es el mejor', afirmó Alonso Caro, responsable para Asia del BBVA, informa Efe.

'A la Administración sólo se le puede pedir ahora que no se olvide. La iniciativa corresponde a las empresas', comentó Angel Ortíz, del Grupo Santander.