_
_
_
_
_
Unión Europea

Chirac y Schröder exigen la revisión del cheque británico

El presidente francés, Jacques Chirac, el canciller alemán, Gerhard Schröder, y el Presidente polaco, Alexander Kwasniewski, se unieron ayer en una sola e inesperada voz para exigir la revisión del cheque británico, la compensación que Londres recibe desde 1984 por su aportación al presupuesto comunitario.

Los tres dirigentes, reunidos en Nancy (noreste de Francia) advirtieron de que sólo el recorte de la compensación británica permitirá alcanzar un acuerdo sobre el presupuesto de la UE para el periodo 2007-2013, dada la exigencia de París y Berlín de que éste no supere el 1% del Producto Interior Bruto (PIB) de la UE.

Chirac y Schröder, que se enfrentan al débil crecimiento de sus economías, alcanzaron un acuerdo de principio con el dirigente polaco sobre la necesidad de un presupuesto que prevea la 'indispensable' disciplina presupuestaria, 'solidaridad' con los nuevos Estados miembros y 'respeto' del acuerdo sobre la Política Agraria Común.

La presidencia de la UE propone recortar 43.000 millones el gasto previsto

Schröder apeló a la comprensión de sus socios europeos para asegurar que 'no se trata de mala voluntad', sino de 'falta de capacidades', ya que Alemania no dispondrá de los recursos para aportar 42.000 millones de euros brutos anuales al presupuesto en 2013. En un velado mensaje a España, el canciller alemán exigió que la solidaridad también debe ser asegurada por los países que se han beneficiado de ella.

En un guiño a la solidaridad alemana, Chirac dijo que no sería del 'interés de nadie' que la contribución alemana aumentara de tal modo 'que fuera rechazada por los alemanes'. 'Habrá que encontrar un margen en alguna parte y sólo puede hallarse examinando de nuevo las modalidades' del cheque británico.

Mientras, la negociación de los presupuestos comunitarios para el período 2007-2013 dio ayer otro pequeño paso con la propuesta de la presidencia de la UE de recortar unos 43.000 millones el gasto anual inicialmente previsto por la Comisión Europea. La rebaja se hace a costa principalmente de la política de cohesión, a la que se destinaría entre el 0,37% y el 0,38% de la renta nacional bruta de la UE, cuatro décimas menos que lo apuntado inicialmente por Bruselas.

A España se le sigue ofreciendo una prórroga de sólo dos años para el Fondo de Cohesión (unos 3.000 millones de euros).

Luxemburgo propone la reducción paulatina a partir de 2007 del cheque británico y crear cheques similares para Alemania, Holanda y Suecia, los principales contribuyentes al presupuesto comunitario.

La propuesta, que tiene pocos visos de salir adelante, se debatirá el domingo en Bruselas por los ministros de Asuntos Exteriores de la UE.

Archivado En

_
_