Contabilidad

El INE cree que la nueva contabilidad perjudica a la negociación presupuestaria con la UE

La presidenta del Instituto Nacional de Estadística, Carmen Alcaide, ha advertido de que España empeorará su posición si la Unión Europea retrasa a 2006 las negociaciones sobre las perspectivas financieras 2007-2013, no por los cambios metodológicos que van a introducirse en la Contabilidad Nacional, sino por la serie que se tendrá en cuenta a la hora de hacer el cálculo. De aplazarse las negociaciones se utilizarían para el cómputo de la renta media europea los datos de PIB y población de 2003 (ahora se están manejando hasta 2002).

Según ha explicado, en caso de que se aplazaran las negociaciones se utilizarían para el cómputo de la renta media europea los datos de PIB y población de 2003 (ahora sólo se están manejando hasta 2002). Esto perjudicaría particularmente a Galicia, región que ya estaba muy cerca del límite del 75% de la renta media comunitaria y cuyo

crecimiento económico ha sido superior al de su población. Igual que en el caso del Fondo de Cohesión, donde el límite para los países está fijado en el 90% de la renta media, la presidenta del INE ha afirmado que habrá que esperar a conocer lo que sucede con el resto de países y regiones, que también están realizando cambios estadísticos.

Alcaide ha comparecido esta mañana en la Comisión de Economía y Hacienda del Congreso para explicar las modificaciones que Estadística ha introducido en la Encuesta de Población Activa (EPA) y en Contabilidad Nacional, cuya serie 2000-2004 se publicará mañana, ya con las cifras revisadas.

La presidenta del INE ha explicado que los cambios en Contabilidad Nacional responden, entre otras razones, a las estimaciones de la nueva EPA, donde se incluyen las nuevas proyecciones de población por el aumento del colectivo de inmigrantes, así como al reglamento europeo sobre tratamiento a servicios de intermediación financiera, reglamento de obligada aplicación para todos los Estados miembros.

Alcaide ha indicado que el cambio de base en Contabilidad Nacional elevará el crecimiento económico, el empleo y los pagos a la Unión Europea, y reducirá la productividad, aunque no precisó cifras en ningún caso. "Somos más ricos, pero también somos más", afirmó la presidenta del INE, quien añadió que lo que no cambiará demasiado será el PIB per cápita nominal, que se mantendrá más o menos en los términos actuales.

La presidenta del Instituto Nacional de Estadística ha subrayado que todas las modificaciones, tanto las operadas en la EPA como en Contabilidad Nacional, "no se deben "ni a caprichos ni a decisiones políticas", pues algunas responden a la adaptación a normas europeas y otras, a la necesidad de obtener una visión más realista de lo que sucede. "Ha cambiado la fotografía económica y social de España y necesitábamos una nueva fotografía", indicó.

El PP denuncia ¢confusión y desconcierto¢

Durante el turno de preguntas, el portavoz del PP en la Comisión de Economía, Vicente Martínez-Pujalte, denunció "confusión y desconcierto" en torno a los cambios estadísticos y dijo observar ciertos "dones proféticos" en el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y en el vicepresidente Pedro Solbes, quienes vaticinaron un crecimiento del PIB del 2,7% en 2004 cuando los analistas auguraban un 2,6%. Pujalte también señaló que, con estas modificaciones en las estadísticas, "se está intentando impulsar el año 2004 para justificar la frase de más y mejor".

La presidenta del INE le respondió que la independencia política del INE no sólo está garantizada por ley, sino que además "se practica", aunque reconoció que el "primer cliente" del Instituto es el Gobierno. No obstante, acto seguido recordó que también el anterior vicepresidente económico, Rodrigo Rato, "también acertó alguna vez" la cifra de crecimiento económico.

Pujalte también quiso saber la opinión de Alcaide sobre la pérdida de productividad del empleo. En este sentido, la presidenta del INE señaló que "como economista" considera que el agregado nacional de productividad no es una variable significativa e importante, y que lo debe hacerse es medir de qué forma y cuánto se invierte en la modernización de los sectores económicos.