Energía

La CNE apoya el actual sistema de reservas de gas

El actual sistema de mantenimiento de existencias mínimas de seguridad de hidrocarburos líquidos no presenta restricciones a la competencia en el mercado español, según la Comisión Nacional de la Energía (CNE).

En un informe que contesta a una consulta de la Unión de Petroleros Independientes (UPI) difundido el viernes, el regulador concluye, además, que el sistema vigente no supone una barrera de entrada en el mercado para nuevos agentes.

La CNE señala que la distribución del almacenamiento de las reservas de seguridad se asemeja al reparto del total de capacidades de almacenamiento, ya que más del 60% de éstas se encuentra almacenado en instalaciones de empresas con capacidad de refino.

Asimismo, las compañías que no refinan almacenan el 80% de sus existencias mínimas de seguridad en instalaciones ajenas a los grupos refineros, lo que para el regulador permite deducir que no existe una dependencia de las primeras frente a los segundos para acceder o disponer de la capacidad de almacenamiento necesaria para el cumplimiento de sus obligaciones.

La UPI presentó el 27 de enero de 2004 un escrito ante la CNE en el que afirmaba que la carga del mantenimiento de las existencias resultaba más gravosa para los operadores no refinadores que para los refinadores, mientras que la regulación establece las mismas obligaciones para ambos. Según la UPI, que agrupa a empresas no refinadoras, las compañías con capacidad de refino parten de una situación ventajosa, porque el sistema les permite contabilizar sus reservas operativas como reservas estratégicas.

Además, señalaba que esta discriminación supone una barrera al comercio intracomunitario, porque limita la entrada en el mercado español de nuevas empresas.