TRIBUNA

La videoconsola portátil puede contra los elementos

El frío que no abandona EE UU no asusta a los intrépidos consumidores de este país. Si el viento y la nieve no pudo contra los que en enero quisieron hacerse a toda costa con el primer Mini Mac de Apple, el jueves la ola de frío que azota la costa oeste del país no fue obstáculo para frenar a los que no querían estar en la lista de espera para hacerse con la PSP (PlayStation Portable) de Sony, que acaba de hacer su debut comercial en el mercado estadounidense. Algunos clientes pasaron la noche haciendo cola a las puertas de las tiendas en San Francisco para hacerse con esta videoconsola portátil, un ingenio electrónico móvil que es como la PlayStation2, pero con pantalla. Además, con este aparato no sólo se puede jugar, también se pueden ver vídeos en un formato de disco desarrollado especialmente para este aparato, oír música y conectarse con otra PSP con una conexión sin hilos. El diario Mercury News se hacía eco del logro de Richard Roth, de 23 años, que tras 42 horas en la cola (con su saco de dormir y su termo de café) a la puerta del Sony Metron Mall de San Francisco, fue el primero en abonar los 250 dólares para tener en su poder el preciado aparato. Nada menos que Jack Trenton, vicepresidente ejecutivo de la división de juegos de Sony se encargó de venderle el aparato.