_
_
_
_
Energía

La Caixa quiere hacer valer sus derechos políticos por el 5% de Endesa

La Caixa quiere recuperar sus derechos políticos por el 5% que tiene en Endesa, que le fueron limitados por ley y por la Comisión Nacional de la Energía en 2001. La entidad, que cuenta con el beneplácito del Gobierno, se ampara en la clasificación del regulador que excluye a la eléctrica como operador principal del gas y, por tanto, no colisiona con Gas Natural, participada por La Caixa.

La Caixa quiere hacer valer su participación del 5% en el capital de Endesa y para ello se va a amparar en la misma ley en la que se apoyó la Comisión Nacional de la Energía (CNE) para restarle esos derechos en diciembre de 2001. Para ello, la entidad catalana ha solicitado un puesto en el consejo de la eléctrica, según publicó el viernes el diario El Mundo, aprovechando las vacantes que se van a producir en el órgano de gobierno de la compañía que preside Manuel Pizarro.

La Caixa confirmó ayer que ha planteado esta solicitud de forma 'oficiosa'. Por su parte, Endesa, no ha querido hacer ninguna declaración oficial, en tanto no se produce la petición formal, aunque se remite a los estatutos de la compañía que señalan que en el consejo no puede estar representado ningún accionista con intereses (más del 3% del capital) en otro operador energético. Dichos estatutos recogen lo que establecía la ley de medidas liberalizadoras de 23 de junio de 2000, que señalaba que 'las personas físicas o jurídicas que, directa o indirectamente, participen en el capital de dos o más sociedades que tengan la condición de operador principal en un mismo mercado o en un mismo sector (...) con más de un 3%, no podrán ejercer los derechos correspondientes al exceso de esa participación'.

Tras la publicación de esta ley, en diciembre de 2001, la CNE prohibió a La Caixa tener un representante en el consejo de administración de la eléctrica.

Argumentos

Amparándose en esta misma norma y en las estadísticas del regulador, La Caixa considera que sus participaciones en Endesa (el citado 5%) y en Gas Natural (el 30,8%) no derivan en conflicto de intereses.

Los argumentos son los siguientes: la ley se refiere a sectores diferentes (el eléctrico, el del gas, el de carburantes, la telefonía móvil y la telefonía fija) y, teniendo en cuenta la clasificación de operadores principales remitida por la CNE al Ministerio de Industria el pasado otoño y que es la vigente en la actualidad ni Endesa figura entre los cinco primeros comercializadores de gas ni Gas Natural, entre los cinco primeros operadores eléctricos. En electricidad, las cinco primeras son Endesa, Iberdrola, Unión Fenosa, Hidrocantábrico y Red Eléctrica y, en el sector de hidrocarburos gaseosos, figuran Gas Natural, Enagás, Hidrocantábrico, Iberdrola y BP.

Fuentes de Endesa consideran que se trata de un problema de competencia que trasciende a estas clasificaciones. Porque lo cierto es que Gas Natural se está abriendo paso en el mercado eléctrico (tiene un 8% del liberalizado) y, por tanto, entra en competencia con Endesa. Por otra parte, ésta, ha apostado por el gas y, de hecho, va a realizar un 25% de las inversiones totales previstas en los próximos años en ciclos combinados. Además, la compañía es el primer accionista del segundo operador de telefonía, Auna, mientras La Caixa tiene un 5,03% en Telefónica

Quienes defienden el veto a la entidad en el consejo de la eléctrica, argumentan que no parece compatible que un representante de una empresa competidora esté presente en un consejo donde se diseña su estrategia. En la próxima junta de Endesa se producirá el relevo natural de tres consejeros: Rafael Español, José Fernández Olano y José Luis Oller Ariño.

Fuentes cercanas al Gobierno consideran que La Caixa tiene razón legal al reclamar a un consejero, pero no faltan críticos que dicen que está aprovechando sus buenas relaciones con el Ejecutivo para hacer valer un derecho, que también tenía hace un año. Al fin y al cabo, desde la apertura del mercado del gas, Endesa nunca ha figurado entre los cinco principales operadores. O, quizá, según señalan en una compañía energética, 'no le había interesado hacerlo hasta ahora'.

La Caixa calificaba de financiera su participación en la eléctrica

La emisión de bonos canjeables que La Caixa realizó a mediados de 2003 por sus acciones de Endesa, valoradas entonces en 847 millones de euros, se interpretó como una puerta que la caja abría para salir de la eléctrica, donde tiene limitados sus derechos políticos. La operación establecía un plazo y un objetivo: se canjearían los bonos en junio de 2006 si los títulos cotizan para esa fecha a 16 euros -aunque se reservaba la posibilidad de entregar efectivo en lugar de acciones. La Caixa explicó que había elegido a Endesa por su atractivo bursátil y 'porque siempre hemos considerado nuestra inversión como una participación puramente financiera', señalaban fuentes de la entidad catalana. æpermil;sta comenzó a comprar acciones de Endesa en 1997 y en enero de 2002 ya declaraba un 5%.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_