CincoSentidos

Vuelven las fusiones y con ellas los despidos

Las fusiones y las compras se presentan como estrategias para crecer, ganar rentabilidad o consolidar la posición de las empresas involucradas en un sector. Pero en estos procesos hay quienes pierden mucho. Las uniones de las plantillas revelan puestos que se solapan, por lo que invariablemente hay pérdidas de trabajos.

El consultor John Challenger, de Challenger, Gary & Christmas, dice que tras una fusión las empresas se convierten en 'campos de minas para los empleados' y dado el ritmo de fusiones y compras con el que ha empezado el año, ve que 'esta actividad puede suponer la primera causa de despidos en EE UU en 2005 si sigue al mismo ritmo que hasta ahora'.

El año pasado las fusiones fueron la razón por la que unos 65.100 trabajadores de perdieran su empleo, según un estudio elaborado por la consultora de Challenger. Por delante, y liderando las razones para reducir mano de obra en las empresas, figuró en 2004 el 'recorte de costes'. Hasta el 40% de las reducciones de plantillas en EE UU se hicieron por este motivo.

La unión de SBC y AT&T recorta 13.000 empleos; la de P&G y Gillette, unos 6.000

En esta firma creen que este año la cifra de despedidos por ajustes tras una fusión subirá porque las perspectivas que manejan apuntan a que en 2005 siga la tendencia creciente de las transacciones, que en 2004 ya se dispararon con respecto al año precedente.

En total, en EE UU se aprobaron 11.790 acuerdos de fusión o compra valorados en cerca de 900.000 millones de dólares, según Zephyr, una base de datos publicada por Bureau Van Dijk Electronic Publishing. En 2003 estos acuerdos fueron menores: 9.877 operaciones y 655.100 millones de dólares.

A pesar del escaso recorrido de 2005 ya se ha visto la conclusión de importantes alianzas de fusión. Según los cálculos de Richard Peterson, de la consultora Thompson Financial, estas operaciones 'están valoradas por encima de los 100.000 millones de dólares el mes pasado'.

Así, con la unión de Procter & Gamble y Gillette, la de SBC y AT&T o la largamente esperada de Oracle y PeopleSoft, enero sigue la senda abierta en diciembre, mes en el que explotaron los acuerdos de este tipo con la fusión de Sprint y Nextel, Guidant y J&J. En total, transacciones por valor de 300.000 millones de dólares. Según Peterson, el mercado se ha liberado de la 'incertidumbre durante los cuatro años que vienen' con la reelección de George Bush.

La evolución tecnológica y la desregulación ha animado a las empresas a dar salida a parte de la montaña de cash flow que se ha acumulado en los casi cuatro últimos años de atonía en el mercado y más que discreta inversión. No hace tanto, concretamente en 2000, se cerraron fusiones por valor de 1,7 billones de dólares en EE UU en un año.

Para refrendar la teoría sobre los despidos y los temores de Challenger, P&G y Gillette ya han anunciado el recorte de unos 6.000 puestos de trabajo y ayer SBC dijo que se perderían unos 13.000 empleos tras la compra de AT&T a partir del momento en el que se cierre la operación (otoño de 2006). Oracle fue más rápido. La empresa anunció un viernes que eliminaría 5.000 puestos tras unir su plantilla con la de PeopleSoft. El sábado los afectados recibieron un sobre por mensajería con el finiquito.

Este consultor propone que los trabajadores tengan una cierta actitud defensiva y desarrollen estrategias para conservar el puesto.

La experiencia de la banca española

Si hay un sector en España donde se constate que los procesos de fusión y de compras van unidos a la destrucción de empleo ese es la banca. Entre 1999 y el 2003, como consecuencia de las dos grandes megafusiones, BBVA y SCH, los dos grandes redujeron su plantilla en 8.346 personas, según datos de CC OO. Una de las particularidades de la reducción del empleo en banca es que mayoritariamente se ha hecho mediante prejubilaciones, financiadas íntegramente con cargo a sus reservas de libre disposición, sin acudir a las arcas de la Seguridad Social.

La última oleada de prejubilaciones se produjo el año pasado, con casi 6.000, según los datos de los sindicatos, pero el coste ya tuvo que ir contra la cuenta de resultados ante el cambio de criterio del Banco de España. En cualquier caso, el sector inició mucho antes su régimen de adelgazamiento. En un informe de UGT de 1999, se cifraba ya en 22.000 la cifra de empleos destruidos por la banca entre 1988 y 1998, un periodo en el que tuvieron lugar los matrimonios del Banco Bilbao y el Vizcaya y el del Central con el Hispano Americano.