Bolsas

La ofensiva de OMX reaviva el debate sobre la fusión de las Bolsas

La integración de las Bolsas europeas regresa a primer plano. El mercado financiero nórdico único es ya una realidad que empezará a funcionar en 2006. En Madrid, BME esperará a salir a Bolsa para empezar a escuchar las ofertas de Fráncfort, Londres y Euronext.

Para OMX, alcanzar un mercado nórdico único no es mera ambición, son hechos. La operadora sueca formalizará en diciembre la compra del Copenhague Stock Exchange (CSE), el último paso hacia su anhelada Bolsa pan nórdica. Con el concurso de Copenhague, la plataforma sumaría a día de hoy 687 empresas cotizadas y una capitalización de 530.000 millones de euros. Pero a Noruega, Islandia y Polonia ya les han propuesto sumarse a la aventura. Tras el fallido matrimonio entre Londres y Fráncfort en 2000, el debate sobre la integración bursátil vuelve a escena.

Desde Madrid se observa la batalla con cierta distancia: 'España no puede liderar ningún proceso de fusión en Europa', reconoce una fuente del mercado. Pero la Bolsa española es también la cuarta de Europa, con una capitalización de 635.500 millones de euros, a fecha del 31 de octubre. Por eso, desde España también se contemplan los procesos de fusión con la confianza que da ser el actor clave. 'Cuando las Bolsas de Milán y Madrid salgan a cotizar, entonces se decidirá qué Bolsa será la ganadora en Europa y, por su volumen de capitalización, parece claro que la plataforma a la que se una España será la vencedora', explican fuentes del mercado.

'Las nuevas reglas de la UE presionarán a la estructura de los mercados financieros para aumentar competitividad e innovación. Esto podría llevar a corto plazo a elevar el número de operadores, pero a largo plazo los procesos de consolidación ya existentes se acelerarán. En algunos sitios más que en otros. Es el caso de OMX o de Euronext. Pero también ocurre a nivel local, como ha sucedido en España', afirma Claes-Urban Dackberg, de la Bolsa de Estocolmo.

En un encuentro con la prensa europea organizado hace unas semanas por Finnfacts, una organización dedicada a la promoción económica de Finlandia, el presidente de OMX Exchanges, Jukka Ruuska, glosó las ventajas de un mercado integrado: 'Mayor visibilidad, una valoración más fiable y un acceso mucho más amplio y rápido para el inversor a una gran cantidad de valores'.

Los mercados ya han dado muchos pasos. En primer lugar, la desmutualización de la propiedad de las Bolsas y luego, la salida a cotizar. Una operación que ya han hicieron OMX en 1989 y Euronext, Fráncfort y Londres en 2001.

Pero aún quedan muchos escollos, como la disparidad de sistemas fiscales (Por ejemplo, la plusvalía sobre la inversión está gravada con un 15% en España, mientras que en Finlandia la tasa es del 28%), o la miríada de casas locales de compensación y liquidación, más de 20, frente a sólo dos casas de ámbito realmente internacional: Euroclear para Euronext y Clearstream para Deutsche Börse. Por supuesto, los expertos reconocen además otro obstáculo, que no es no técnico, legal o económico, el orgullo patrio.

'A medio plazo sólo habrá dos o tres plataformas de negociación'

Nacido en Espoo (Finlandia) en 1961 y abogado de formación, Jukka Ruuska es desde septiembre de 2003 el presidente de OMX Exchanges, la división de OMX encargada de gestionar la plataforma nórdica que engloba a las Bolsas de Estocolmo, Helsinki, Tallinn, Riga, Vilnius y, a partir de diciembre, Copenhague. Desde el próximo enero, Ruuska compaginará su cargo con la presidencia de la Bolsa de Estocolmo.

Pregunta ¿Ve la integración como algo inevitable en Europa?

Respuesta En cierta medida sí. Ahora mismo hay ya el suficiente intercambio de información entre los distintos mercados como para generar importantes economías de escala mediante su integración. Personalmente, creo que a medio plazo, en los próximos años, en Europa sólo habrá dos o tres plataformas de negociación.

P ¿Qué beneficios puede aportar ese proceso al inversor?

R Para el cliente, la historia pasa a ser radicalmente diferente. No tiene absolutamente nada que ver tener acceso a un solo sistema técnico que a ocho diferentes. Incrementa la transparencia, el volumen de potenciales inversores y proporciona unas valoraciones más exactas de los activos. Por otra parte, el impacto en la reducción de costes es enorme.

P ¿Y para las empresas cotizadas?

R Beneficia sobre todo a las empresas de pequeña capitalización que, por muy eficientes que sean, no están en posición de vender acciones a grandes fondos como, por ejemplo, Fidelity. Al estar listadas dentro de un mercado de gran volumen, aumentan su interés

P ¿Qué mercados europeos tienen más potencial?

R En estos momentos, el interés está centrado en los 10 nuevos países que accedieron a la UE en mayo.