CincoSentidos

La City quiere crecer

The Bank es una de las bocas del metro londinense más concurridas en hora punta. A través de ella desembarcan cada mañana en la City, el mayor distrito financiero del mundo, cientos de abogados, brokers, economistas o empleados de banca. Apresurados por llegar a sus puestos de trabajo no reparan en un edificio del siglo XVIII cuya fachada principal intenta reproducir las líneas de los templos de la antigua Grecia. Es Mansion House, sede de The Corporation of London, la autoridad local más longeva del Reino Unido, anterior incluso al Parlamento de Westminster, encargada de la administración de la City.

'Con la creación del BCE muchos creían que Francfort o Berlín iban a superar a Londres. Sin embargo aquí seguimos. Nueva York es el principal centro financiero en negocio minorista local. Sin embargo, la City es la mayor área de negocios del mundo a escala internacional. La gente quiere venir a Londres porque es donde se fraguan los principales negocios, además de ser el puerto de entrada a Europa', explica con orgullo Robert Finch, Alderman o Lord Mayor (alcalde) de la City Londinense.

En la actualidad 320.000 personas trabajan en este distrito. 'El objetivo pasa por crecer aún más', comenta Finch. La previsión es aumentar la capacidad de la City en 100.000 personas a finales de 2006. Para cumplir este objetivo se rastrean nuevas zonas donde construir y se busca la cooperación de la otra gran zona financiera de Londres, Canary Wharf.

La City tiene su propio alcalde o Lord Mayor, cuya principal misión es promocionar Londres en el extranjero y atraer cada vez a más empresas

Rodeado de la pompa y el protocolo británicos, Finch acude en Mansion House a una reciente reunión con periodistas ataviado con un gran medallón de plata símbolo del poder que ejerce. Cuando Greg Williams, jefe de prensa de The Corporation, le ve atravesar el umbral de la puerta de la sala pide a los presentes de forma enérgica que se pongan de pie. No en vano, estamos ante la tercera figura representativa del Reino Unido, después de la Reina y del Primer Ministro, cuya área de influencia aporta el 5,3% del PIB británico.

'Aparte de ejercer el gobierno local en este área, la principal función del Lord Mayor cargo de duración anual no renovable es la de promocionar la City en todo el mundo y defender los intereses de las empresas radicadas aquí, mediando con las autoridades locales', comenta Finch. Para dar a conocer la City, el Lord Mayor pasa al menos tres meses de su mandato en el extranjero. 'En estos momentos, la prioridad de The Corporation son los nuevos países comunitarios, así como aquellos que ingresarán en la Unión Europea en 2008, más Turquía. También son de vital interés Oriente Próximo y Asia, el mercado con mayor potencial. El objetivo es que las principales empresas chinas coticen en Londres', señala. The Corporation también se ha convertido en un lobby de presión para que Londres pueda albergar los Juegos Olímpicos de 2012, a los que también aspira Madrid.

Mansion House apabulla al visitante con tapices, cuadros, muchos de ellos donados a lo largo de la Historia por prominentes hombres de negocios de la City, y enormes lámparas de cristal. El salón principal tiene capacidad para 400 invitados. Dado el carácter neutral y apolítico de The Corporation, cuando el jefe de Estado de algún país visita Londres suele acudir a Mansion House para reunirse con la comunidad financiera local.

'Aunque no estamos incómodos con la Libra, creo que el Reino Unido acabará ingresando en el Euro. A nosotros nos gustaría', apunta el alcalde de la City. En su opinión, uno de las prioridades de Europa es la creación de un mercado financiero único para poder ser más eficientes y competitivos. 'En cinco años el número de Bolsas en Europa será muy inferior', según Finch. Que Londres sea una de las plazas supervivientes es de vital importancia para que la City mantenga su posición de liderazgo.

Aparte del buen tratamiento fiscal, el distrito financiero londinense basa su éxito en otra serie de servicios. La seguridad, ha reforzado su propia policía hasta 800 efectivos, y su agencia inmobiliaria, que ayuda a las empresas a buscar las oficinas que necesitan, son alguno de ellos.

Tradiciones medievales entre rascacielos

Hay que retroceder hasta la Edad Media para encontrar los orígenes de The Corporation of London. Su principal cometido es la promoción de la City como centro financiero.

Además de los servicios normales de una autoridad local (promoción inmobiliaria, servicios de basuras, medio ambiente y planificación urbanística), The Corporation tiene su propia policía y administración de justicia, promueve cinco puentes sobre el Támesis y posee tres mercados de alimentación.

The Lord Mayor, como cabeza de The Corporation, preside dos cuerpos de gobierno: The Court of Aldermen y The Court of Common Council.

Dentro del área geográfica bajo administración de The Corporation hay 25 ward o distritos electorales. Cada ward elige un Alderman (integrados en The Court of Aldermen) y entre dos y diez representantes, según su censo, para The Court of Common Council. Los Aldermen, que deben ser personas representativas de la City, eligen anualmente al Lord Mayor o Alderman. Este particular primus inter pares debe convivir con el alcalde de Londres, Ken Livingstone, su mayor autoridad. 'The Lord Mayor tiene un papel separado y complementario. Está involucrado en muchos de los mismos aspectos que Livingstone, pero es la autoridad que representa a los que viven o gestionan un negocio en la City', según The Corporation.