Indicadores

Los servicios impiden que el IPC baje del 3%

El respiro dado por los alimentos ha permitido que la inflación interanual bajase una décima, hasta el 3,3%. Sin embargo, los servicios, componente estructural del IPC, siguen protagonizando los repuntes más elevados, del 3,7% anual, lo que provoca que la subyacente no haya dejado de subir desde marzo, y llegue ya al 2,9%.

El buen comportamiento de los alimentos y las bebidas no alcohólicas, cuya tasa anual se redujo en agosto seis décimas hasta situarse en el 3,9%, ha paliado en buena medida el nuevo impulso protagonizado por las rúbricas más castigadas por la escalada del petróleo.

Así, el índice protagonizó un incremento mensual del 0,4%, lo que situó la tasa interanual en el 3,3%, que es el segundo descenso consecutivo, según los datos hechos públicos ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE). En el año el IPC acumula un aumento del 1,8%.

Por grupos, el de transporte aumentó cinco décimas en tasa anual, pasando del 5,3% de julio al 5,8%, debido en gran parte a que la revalorización de los precios de los carburantes este año fue sensiblemente mayor a la protagonizada el año pasado.

Bebidas alcohólicas y tabaco se mantuvo en el 5,6% interanual por segundo mes consecutivo.

Otro grupo que continúa teniendo un comportamiento claramente inflacionista es el de hoteles, cafés y restaurantes, que mantuvo en agosto su tasa anual en el 4%, con lo que lleva un año estabilizado en torno a este nivel.

De hecho, el incremento de este último grupo, unido al de ocio y cultura, cuya tasa mensual del 1,8% fue fiel reflejo del aumento experimentado por los paquetes turísticos, es una de las razones que explica que la inflación subyacente no haya dejado de subir desde marzo del 2,1% de entonces al 2,9% de agosto.

Como quiera que la subyacente mide la tasa de inflación sin los alimentos no elaborados ni los productos energéticos y ésta se sitúa a sólo cuatro décimas del índice general, los analistas siempre le brindan especial atención a su evolución, por su carácter más estructural.

Es decir, que sin tener en cuenta lo que ha ocurrido con el precio del petróleo, la inflación no estaría mucho más por debajo del nivel actual.

En este sentido, el Gobierno ha reconocido que todavía persisten algunos desequilibrios en determinados mercados, lo que impide una mayor competencia en sus precios.

Por comunidades autónomas, los precios subieron en agosto en todas las regiones, especialmente en Aragón y Cataluña, con incrementos del 0,6% en ambos casos. En términos anuales, el IPC más elevado lo registran Ceuta y Melilla (4,4%), Cataluña, con un 3,9%, Murcia, el 3,6% y Andalucía, el 3,4%.

El PP exige al Gobierno un 'plan de choque'

El portavoz de Economía del PP en el Congreso, Miguel Arias Cañete, exigió ayer al Gobierno que ponga en marcha a corto plazo un conjunto de medidas para hacer frente al aumento de la inflación, que en agosto subió el 0,4%, y rechazó como excusa de este encarecimiento la subida del precio del petróleo.

Arias Cañete calificó de 'negativo' el dato referido a la inflación subyacente, que se incrementó una décima hasta situar la tasa anual en el 2,9%, ya que ésta tiene en cuenta los precios sin los alimentos frescos y los productos energéticos.

Por su parte, el secretario de Estado de Economía, David Vegara, dijo ayer en Holanda que aunque es difícil hacer previsiones, debido a la volatilidad del crudo, la tasa de inflación acabará este año 'más cerca del 3% de lo que sería deseable'.