COLUMNA

La credibilidad de la política fiscal, en entredicho

La decisión de no sancionar a Italia por déficit excesivo, la rebaja del 'rating' de la deuda de este país por Standard and Poor's y la sentencia del Tribunal de la UE sobre el Pacto de Estabilidad han mermado, según el autor, la credibilidad de la política fiscal europea

En las últimas semanas han acontecido tres eventos importantes referentes al futuro de la política fiscal en Europa. En su última reunión, el Consejo de Ministros decidió, por unanimidad, no sancionar a Italia a pesar de que ese país presentara sólo promesas y no hechos consumados -es decir, un paquete de medidas con rango de ley- ante la petición de la Comisión de enderezar el rumbo de sus cuentas fiscales. Al día siguiente, la agencia de rating Standard and Poor's decidió rebajar la calificación de la deuda italiana, usando como uno de sus argumentos que el Pacto de Estabilidad ha perdido credibilidad. Finalmente, el Tribunal Europeo de Justicia emitió su veredicto sobre el contencioso pendiente entre la Comisión y el Consejo de Ministros, con una sentencia mixta de implicaciones que van más allá del ámbito de la política fiscal.

Analicemos estos tres eventos. La situación italiana es importante porque refleja una de las lagunas del Pacto de Estabilidad. En los últimos años, el Gobierno italiano se ha embarcado en una estrategia de cumplimiento estadístico del Pacto de Estabilidad: es decir, cada año se han adoptado una serie de medidas ad hoc para evitar un aumento del déficit por encima del 3%, pero no se ha avanzado prácticamente nada en la consolidación estructural de las cuentas fiscales. ¿Cuál es el problema? Que ante este comportamiento, la Comisión no tiene prácticamente poder para hacer nada ya que no puede iniciar el procedimiento por déficit excesivo. Los avisos verbales pueden ser ignorados ya que el coste político es mínimo, y los mercados, en principio, no han reaccionado. El problema con la estrategia italiana es que apuesta a que el crecimiento económico retornara a tiempo para enderezar por si solo las cuentas fiscales. Pero si el crecimiento tarda en venir, entonces el Gobierno debe tomar medidas restrictivas tras varios años de crecimiento pobre, algo muy difícil políticamente. La dimisión del ministro Tremonti durante la discusión del paquete fiscal es prueba evidente de ello.

No debe olvidarse que los mercados muchas veces son tolerantes con comportamientos irresponsables, hasta que un día dejan de serlo

La decisión de Standard and Poor's es importante porque es la primera vez que un país de la zona euro sufre una reducción del rating de su deuda. Desde el inicio de la Unión Monetaria ha tenido lugar una importante compresión de spreads y la amenaza de una depreciación de la moneda como respuesta a una política fiscal imprudente ya no existe. Además, los mercados no han considerado hasta la fecha que ningún país haya tomado decisiones suficientemente irresponsables, y la abundancia de liquidez a nivel mundial ha contribuido al mantenimiento de bajos tipos de interés en todos los países. Los mercados se fijan sobre todo en el corto plazo; las agencias de rating, sin embargo, se preocupan del medio plazo, y la decisión de reducir el rating de Italia significa que la probabilidad de una suspensión de pagos, aunque mínima, ha aumentado; por tanto, la probabilidad de una eventual reacción de los mercados ha aumentado también, reacción que podría tener efectos en los demás países europeos. A medida que prosiga el aumento generalizado de tipos de interés, la probabilidad de una ampliación de spreads para los países incumplidores aumenta de manera importante.

La decisión del Tribunal de Justicia es importante, ya que decide que el Consejo de Ministros no puede ignorar las recomendaciones de la Comisión basadas en los tratados -algo fundamental para el mantenimiento de la naturaleza jurídica de la Unión Europea- pero a la vez abre la puerta a que Francia y Alemania puedan constituir minorías de bloqueo que puedan interrumpir el procedimiento de déficit excesivo: el Tribunal de Justicia indica que el procedimiento de déficit excesivo se puede suspender si el Consejo de Ministros no llega a un acuerdo sobre la recomendación de la Comisión. Dado el tamaño relativo de Francia y Alemania, conseguir una minoría de bloqueo será tarea fácil. ¿Cuál es la conclusión de estos tres eventos? Parece que el efecto neto ha sido una disminución de la credibilidad de la política fiscal europea. La decisión unánime del Consejo de Ministros de aceptar las promesas del Gobierno italiano, tras varios años de promesas incumplidas, muestra que el espíritu del Consejo es de evitar las sanciones siempre que sea posible. No olvidemos que Italia apoyó en el pasado a algunos de los países que deberían haber recibido sanciones, y por tanto estamos ante un posible caso de intercambio de favores. La decisión del Tribunal de Justicia abre la puerta a más comportamientos oportunistas de este tipo. No es sorprendente entonces la rebaja del rating de la deuda italiana, dado su alto nivel de deuda. Lo importante es no olvidarse de que los mercados muchas veces son tolerantes con comportamientos irresponsables hasta que un día dejan de serlo. Y ese día la reacción suele ser violenta.